Translate

jueves, 23 de junio de 2011

Sónar Noche, sábado 18: La Crónica

Delirios visuales, soul, clásicos básicos, alemanes sensibles, melodías atmosféricas y techno aniquilador para cerrar la última jornada de Sónar 2011

El cuerpo ya estaba agotado pero aún así había que sacar fuerzas de flaqueza para cerrar el Sónar por todo lo alto. Y la primera parada fue Sóna Club donde Ángel Molina estaba preparando el terreno con música baja de bpm´s para el espectáculo del posiblemente más que perturbado, pero genial, Chris Cunningham.

"Lo del fondo es el cantante de Underworld. Sí, ese punto blanco"

La palabra para definir lo que hace el inglés es… es… bueno es muy difícil de explicar. Bailar no vas a bailar, lo que te ofrece es toda una experiencia audiovisual en la que no puedes dejar de mirar las imágenes que proyecta a ritmo de una música donde prima mil y un bombos, mil y una distorsiones, mil y un efectos sonoros. Pesadillesco, onírico y con una enfermiza obsesión por las deformaciones humanas o de UFOS. Nadie articulaba palabra. Algunos apartaban la vista ante la imagen de una niña donde cada músculo y órgano de su cara se movían de forma independientemente abstracta hasta que el pecho le reventaba y su cabeza se partía en dos. Otros alucinaban con la paliza que se daban un hombre y una mujer desnudos a ritmo del “Elephant Song” de Aphex Twin. Cuando las proyecciones se acababan, los jaleos y ovaciones del público aparecían. Un auténtico genio esquizofrénico este Cunningham. Por su salud mental que visite urgentemente a un psiquiatra. Por nuestro gozo esperemos que nunca lo haga.


"Inenarrable"

Para recuperarnos del shock cambiamos de tonalidad opresiva y angustiosa de Cunningham al soul alegre de Janelle Monáe. Una artista que estuvo acompañada por una banda de 15 músicos. Quizá fuera la única que por su música estuviera fuera de lugar en Sónar porque de electrónica no tenía nada, pero su concierto fue bastante bueno y animado. Su puesta en escena fue a lo grande como les gusta a los americanos cambios de vestuario y pintar cuadros incluido. Tocó sus éxitos como “Cold War” y los asistentes bailamos como niños al escuchar su cover de I want you back de los Jackson Five. Toda una estrella que para mí ya ha eclipsado a otras divas como Rhianna o Beyoncé (jamás pensé que escribiría estos nombres en E&R).

"Soul de calidad"

De vuelta al Sónar Club, Ángel Molina volvió a hacer un warm-up de caracter más techno a un grupo de los grandes. Acabó su set y ya estábamos preparados para disfrutar de unos veteranos Underworld que encandilaron a todo el que se acercó a ver como Karl Hyde lo daba todo en el escenario. No paró de cantar, bailar y moverse. Un hombre que ya no cumple los 50 años. Hicieron todo un repaso por su carrera musical. De su último disco, “Barking” sonaron “Scribble” y “Always love a film”, entre otras. Pero el recinto se vino abajo con sus clásicos. Dos ejemplos son “Rez” y “Two Months off” que hicieron las delicias de los asistentes. Pero allí la gente demandaba el momento Trainspotting. Deseo concedido. Primero “Dark & Long” y para cerrar el inmortal “Born Slippy”. Como era de esperar todo el mundo estalló en un éxtasis colectivo. Los clásicos nunca fallan.


"Quizá de los mejores momentos del festival"

Momento de descanso y coger posiciones para la recta final del festival. Tocaba coger buen sitio para ver a uno de los más solicitados: Paul Kalkbrenner. Pero antes de ver al “tito Paul” estaba a las mandos Mary Anne Hobbes que como buena inglesa estaba poniendo.. sí, dubstep. Era bailable pero se nota que es un estilo que aquí no tiene tanto tirón como en la pérfida Albión. Los que desgastaban más zapatilla eran rubios y/o pelirrojos sin idea de hablar castellano.

En esas que apareció el maestro alemán con unos audiovisuales de un barco con su siglas. Espero que no fuera una alegoría al Titanic. Ofreció un live donde como era de esperar, primaron sus últimas composiciones pertenecientes Icke Wieder, su nuevo y reciente disco. La zona del SónarPub estaba repleta de fans. Se pudieron ver pancartas y camisetas de fútbol serigrafiadas con su nombre.


"No naufragó"

Como habéis podido ver en el video anterior, abrió con “Böxig Leise” mismo tema con el que empieza su nuevo álbum. Kalkbrenner estuvo muy pistero y quizá se le echó en falta que metiera alguno de sus grandes remixes para otros artistas. “Jestrüpp” tuvo muy buena acogida cuando esos riffs de guitarras imprimieron todavía más energía al live del simpatiquísimo germano. Momento sorpresa cuando en uno de los temas que puso se escuchó el sampler del “Take Yo' Praise" de Camille Yarbrough (el mismo que utiliza Fatboy Slim en “Praise you”).


"Carisma Kalkbrenner"

Pero muchos esperaban el momento de sus temas más conocidos, es decir, el repaso a Berlin Calling. Y quitando el Aaron puso las tres canciones más conocidas de la banda sonora que compuso para la película que protagonizó en 2008: El potente “Altes Kamufel”, el poderoso Gebrunn Gebrunn y para cerrar el que os estáis imaginando todos: “Sky & Sand” para ponernos melosos y tal.


"Estaba claro que sonarían"

Y de un tito de esta página a otro. Del “Tito Paul” al “Tito James”. James Holden relevó a nuestro calvo favorito y el de Border Community hizo un set para enmarcar según casi todos los asistentes. El de Oxford es un creador de atmósferas y sabe perfectamente como embaucar al público en un festival al aire libre y amaneciendo. Holden es único y en Sónar se exprime al 100%. Lástima que sólo lo pudiera ver durante una media hora porque tocó cerrar el festival de forma más frenética.


"Nunca decepciona en las grande citas"

Porque para cerrar un buen festival y dejar ya el cuerpo para el arrastre lo que se necesita es techno en vena y Silent Servant repartió crudeza y fuerza para todos. Bailando como locos con la potencia que imprimió el de Sandwell District.


"El techno de Silent Servant siempre es un seguro de vida"

Y ya cuando el cansancio y los dolores de espalda tras tanta acumulación de horas de pie hicieron acto de presencia fue el momento de despedir uno de los mejores festivales que se hacen dentro de la piel de toro. El próximo año intentaré repetir experiencia porque salí encantado. No puedo olvidar a la gente que me acompañaron estas dos noches (fui sólo a Barcelona sin conocer prácticamente a nadie) así que un abrazo para Edu, Albert, María, Agus y Elvira.

____________________________
Fotos y videos: Electrónica & Roll
Todas las fotos disponibles en el Facebook de E&R

Otros artículos relacionados:
-Crónica Sónar Día 2011
-Crónica Sónar Noche viernes 17

0 comentarios: