Translate

jueves, 18 de agosto de 2011

Creamfields-Andalucia 2011: La Crónica

Cambio de lugar, un día más de fiesta, buen rollo y en resumen: Maestro Garnier, Fenómeno Kalkbrenner, Genio Holden, Pufo Prodigy y Acertado Agoria

Muchas dudas planeaban sobre esta nueva edición de Creamfields-Andalucía. Cambiar Almería por Jerez es algo que siempre produce recelo. Como todo cambio y más si la playa no la tienes a tiro de piedra. La forma de combatir esto ha sido apostar por una jornada más de festival y conformar un cartel más que competente y completo. Tres días después del festival se puede afirmar que la apuesta por el cambio ha salido muy bien. Y es que un servidor todavía se está relamiendo del buen sabor de boca que le han dejado los artistas vistos, así como el comportamiento del público (ni una sola movida) y a grandes rasgos la organización quizá no haya estado de 10 (tema de transporte) pero para acceder al recinto y realizar las gestiones dentro de él (lo que viene siendo el tema de las barras) todo muy rápido y dinámico, muy pocas pegas se pueden poner.


"Desde primera fila"

Obviamente hubo lunares. El principal ha sido el tema de autobuses que comunicaban Jerez con el circuito. Caótico es poco. Hubo gente que llegó a esperar más de 2 horas para coger una de las lanzaderas el sábado. Bueno en realidad la única lanzadera. Un fallo flagrante en la preparación de un festival que acoge a tanto público. El domingo mucha gente optó por coger sus coches u otros medios más caros, para regocijo de la Guardia Civil en el primer caso y de taxistas jerezanos en el segundo. Yo tuve suerte en el tema lanzaderas pero puedo entender el cabreo monumental de muchos de los asistentes que se fiaron de la organización en este aspecto. El otro "pero" es el tema de los horarios y su distribución en las tres zonas del festival. Muy descompensados para mi gusto, sobre todo el domingo. Un cierre de festival con dos de las tres zonas poniendo trance no me parece muy congruente sobre todo cuando en una ha habido minimal de alta alcurnia y en otra un techno de muchos kilates. ¿No hubiera sido más lógico hacer una zona trancera y otra en la que se juntaran los ritmos más tech?

Y ahora al tema musical que es lo que interesa:

Sábado 13: Kalkbrenner I de España y V de Alemania

Lleno hasta la bandera. Mucha gente solo sacó la entrada para este día. En una palabra: Prodigy. En dos palabras: una engañifa. Media hora de retraso en su concierto. Actuación de una hora escasa. ¿Adelantos del nuevo material que aparecerá en noviembre como se había anunciado? Nada de nada. A tirar de clásicos que es lo que se puede hacer en una hora. Ya sabéis: Breathe, Firestarter, Invaders must die, Out of space, Smack my bitch up, Vodoo people… Y todo ello escuchándose bastante flojo. Esa fue la sensación general. Los de Liam Howlett fueron a lo fácil, y salvo los más brutos -y sus pogos- el resto nos quedamos con cara de póker. Incluso gente fan del grupo decidió ir a ver a Tiga (masificación +mal sonido= ver a otro). Al día siguiente, y tras las quejas vía redes sociales, según la organización los problemas de sonido fueron de los propios técnicos del grupo. Que cada uno piense lo que quiera pero el sábado no fue la única metedura de pata por parte del staff y sino que le pregunten a un alemán calvo.
"Prodigy"

Acabaron los ingleses y el relevo fue tomado por los 2Many Dj´s y su espectáculo audiovisual. Tremendamente divertido como siempre pero su show fue prácticamente idéntico al de Electromar hace un par de semanas salvo unas sutiles variaciones. Os invito a leer la crónica porque prácticamente fue lo mismo. No sorprendieron pero ¡cómo botamos!

 "Radio Soulwax on air"

Y llegó el que fue el gran triunfador de la noche del sábado y lo que confirma que Paul Kalkbrenner es ya todo un fenómeno para el público español. Un servidor iba con miedo de ver el mismo live de Sónar, y más teniendo en cuenta que Kalky solo pone sus temas y sus remixes lo que le deja poco margen a la innovación. Pues no. El “tito Paul” decidió no andarse por las ramas y soltó un par de temas de Icke Wieder, su nuevo disco, comenzando con ese pepino llamado Jestrupp y más tarde Kleines Bubu, para hacer un repaso por sus temas más emblemáticos como Aaron que enloqueció al público (sobre todo a las féminas), Altes kamuffel (que enloqueció a los machos-alfas) y el Gebrunn-Gebrunn (que enloqueció a todos). Me quedé con las ganas de Dockyard pero nos colocó su remix del Mad World de Gary Jules. Kalkbrenner se lo pasaba pipa y el público más. La simbiosis entre ambos es total. Punto positivo. En esto la anécdota de su live ocurrió en el cierre. Tras Mad World se despidió y se fue. ¿Cómo se va a ir Kalkbrenner sin poner Sky & Sand? Todo el mundo sabía que esto era un paripé del germano para volver y cerrar su actuación con su himno cuasi-generacional. Todo el mundo menos un técnico de la organización, que comenzó a desconectar cables sonando el hilo musical entre actuaciones. Kalkbrenner tuvo que salir corriendo con cara de pocos amigos para decir que no había acabado. Con una sonrisa al público inversamente proporcional a la mirada que le echó al técnico, puso Sky & Sand. Comunión colectiva. Todos felices.

"Kalky"

En estas que tocó pasarse por la zona más pequeña del recinto donde Undo estuvo poniendo un techno con mucho contenido y bastante equilibrado con guiños electro que para esas horas entraban muy bien. No voy a descubrir a Undo pero tras Kalkbrenner fue de lo que más me gustó en esta primera jornada de festival. Cuando Alex Under se puso a los platos fue la hora de intentar coger más o menos bien la lanzadera. Quedaba un día de emociones fuertes con Garnier a la cabeza.

Domingo 14: Vive la France!

Segundo día de Creamfields-Andalucía. El aforo estaba reducido a la mitad (efecto Prodigy o efecto cansancio, no lo sé) mucho mejor para los que sabíamos que lo gordo, electrónicamente hablando, estaba este día. En el Line-Up había dos marcas inexorables: James Holden y Laurent Garnier. El escenario Alhambra sería el campamento base.

Primero fue el turno de James Holden (me dio mucha rabia no poder ver a John Talabot) y el creador de atmósferas no decepcionó en absoluto. Solo pude ver los 40 minutos finales de su set. El de Oxford se puso su traje de genio. Manejó al público como quiso a base de una música envolvente de la que te engatusa con una melodía espacial para hacerte mover con un bombo profundo. No eran ni las 23:00 h y la gente lo sentía el discurso etéreo que se repartía desde cabina. Space is the place ví en la camiseta de un asistente, todos éramos cuerpos celestes moviéndonos de forma precisa con la minuciosidad matemática de Holden. Border Community es sinónimo de diferencia y calidad.

"El tito James"

Y tras tanta sinuosidad tan bien llevada fue el momento del que se puede considerar el triunfador del festival. Si crees en la música electrónica hay un dogma de fé: ver a Laurent Garnier por lo menos una vez en tu vida. La calidad y el bagaje personal y profesional que atesora el francés es la garantía que todo clubber tiene para no parar de bailar y sentir. Encima 4 horas (que se me pasaron como si fueran dos) y en formato LBS, es decir, acompañado por Scan X y Benjamin Rippert.

“Empezará rollo Jazzy para ir subiendo, que se va a estar mucho tiempo para desarrollar” pensé para mis adentros. Craso error. Techno puro y duro. Ácido. Contundente. A veces añejo de épocas pasadas. Copa de vino para refrescarse. Un cuarentón con una vitalidad de un veinteañero. No paraba de moverse. Nosotros tampoco. Cuando lo veía a bien se unían sus dos compinches para convertir un dj set en un live. Ahora un poco de sonido Detroit. Y ahora una potente melodía. Y ahora a jugar con Crispy Bacon. Lo quito, lo pongo, lo vuelvo a quitar y te lo voy a hacer explotar en tu cara porque quiero que levites. Locura y éxtasis. El live va acabando y ahora quiero techno, jazz y soul. Toma Gnanmankoudji. Y ahora te remato con lo que sé que quieres oír: The Man With The Red Face. Benjamin tócala al teclado. ¡LAURENCIO ERES UN MAESTRO!. Todo acaba. Ovación más que merecida y en el ambiente se respira positividad.

"Monsieur Garnier"

Tras tanta intensidad había que ver qué ocurría en la zona principal donde Richie Hawtin había acabado su set. Comenzaba la recta final trancera con Gareth Emery. Ahí estuve un rato con mi compañero Jorch de Tranceferencia que me comentaba la jugada. Para mí fue un trance facilón (recurrir al Insomnia… pues eso).

Volví al campamento base para disfrutar de Agoria tras el gran set deep-house que se cascó en Sónar Día. Obviamente pinchó techno. Pero un techno delicado y lleno de matices en base a melodías, aunque no le temblaba el pulso a la hora de imprimir ritmo y graves cuando así lo consideraba oportuno. Sebastien Deveud tiró de Impermanence, su último disco, y cuando sonó Panta Rei el set entró en una media hora final para enmarcar. Con tanta melodía tuvo su guiño trance (¿quizá porque Blake Jarrel iba tras él?) con todo un clásico: Age of love. No contento con eso decidió que otro clásico debía sonar. Dark & Long de Underworld. Manos al aire con este himno de Underworld. Y si todavía le faltaba sentimiento eso se arregla con su tema Les violon ivres para cerrar. Chapeau!

Leve visita para ver al gurú trancero por excelencia: Armin Van Buuren. Aglutinó a muchísma gente. Comenzó con Personal Jesus (Eric Prydz remix) para alegría del personal. Primeros temas vocales. Brazos en plan crucifixión. Bajón- Subidón. Bajón-subidón. ¿Lo sientes?. No, nos aburrimos. La zona de nuestro campamento base de esta jornada se veía semi-vacía con Blake Jarrell. Una pena.

Umek era el único que ponía techno. Estaba en el escenario más pequeño y lo estaba reventando. Llenazo. Sin embargo para mi fue un cierre demasiado descafeinado. Era un minimal-techno demasiado lineal. Había graves potentes pero el sonido de Umek sonaba desgastado. Hubiera preferido algo más crudo y menos prefabricado. No obstante tenía la suficiente energía para seguir moviéndonos. Quizá si su set lo hubiera realizado en 2007 o 2008, que era cuando se estilaba dicha música, lo hubiera gozado mucho más. No fue el caso.

Antes de sus últimos temas, y cuando el Sol amenazaba con asomarse, fue el momento de dar por cerrado Creamfields 2011 con un balance donde los puntos positivos pesaron más que los negativos. Almería tenía encanto, Jerez tiene las infraestructuras. Veremos qué ocurrirá el próximo año.

P.D: Tengo videos pero hasta que no llegue a Madrid no podré subirlos para completar la crónica

Los videos los tenéis aquí: http://electronicaandroll.blogspot.com/2011/09/videos-electromarinos-y-creamfieldianos.html
________________________
Fotos: Electrónica & Roll

4 comentarios:

Anónimo dijo...

ajajaja Me parto con Paul Kalkbrenner I de España y V de Alemania...

Muy buena crónica!! Ya estoy echando en falta los videos....!!! Tras learla, llego a la conclusión de que los experimentos con la Coca-Cola... Hay una serie de Dj's y productores a los que llamo "un seguro".. gente que nunca falla y esos son siempre Monseiur Garnier, Holden (excepto algún escalabro, aunque fiel a sus señas de identidad) y Paul Kalkbrenner como espectaculo de masas (exquisitas sus producciones, sobre todo las de la BSO de Berlin Calling).

En cuanto a la localización, yo estuve en el último de Villaricos y la verdad que el encanto de tener la playa al lado y el pinar-rave 24 hour party people no tiene color.

Chicanoize

Anonimator dijo...

En mi caso sólo pude estar el primer día por motivos puramente económicos. Me fastidia una barbaridad no haber podido ir a la segunda jornada de conciertos, aun arrastrando cansancio (de 20 a 8 h. y tiro porque me toca).

Por lo que a mi respecta, después del gran concierto de Paul Kalkbrenner, que estuve viviendo como la más grupie del lugar, me quedé en el mismo escenario, disfrutando del ritmo a toda pastilla de Paul Van Dyk, el cual te animaba el mismo a seguir moviéndote dándolo todo (disfruto como una enana viendo a los Djs pasárselo igual de bien que yo sobre el escenario).

Mi resumen de la noche fue bastante positivo. Mucha culpa de ello es por la falta de peleas y malos rollos que comentas. La música me pareció increíble, Prodigy muy muy flojillos, y los demás que pude ver fueron estupendos.

Me ha gustado mucho tu crónica del Creamfields, no puedo estar más de acuerdo con lo que yo viví allí.

Un saludo!!

B-Face dijo...

Muchas gracias! Me alegra ver que os identificais con mi relato de este Creamfields. Si vistéis a algún artista que yo no pude ver (como el caso de PvD) no dudéis en contar como fue su set. Un servidor se quedó con las ganas de ver a Azari & III, a John Talabot, Henry Saiz y Marzenit.

Anónimo dijo...

Estoy contigo! Tito Paul y Holden dieron el bombazo! Monsieur Garnier también reventó, pero deje un huequito para Gaiser!

Las lanzaderas un fiasco (vease: 20 /30 euros en taxi y un control de alcoholemia)...Y tampoco pude ver a Talabot! vaya!

TSB