Translate

miércoles, 9 de mayo de 2012

Hitting Home, baile fácil y escucha agradable

Marc Miroir debuta en largo con un disco de techno mestizado con minimal y tech-house que cuenta con las colaboraciones de Hard Ton, Kiki Moorse e Integer

Tras un buen puñado de E.P´s a sus espaldas, Hitting Home es el debut en largo del alemán Marc Miroir. Se trata de un trabajo que saldrá publicado el próximo 28 de mayo en Paso Music, sello propiedad del mismo Miroir. Consta de 11 cortes que navegan entre una amalgama de sonidos que van desde el tech-house y hasta el techno con guiños minimaleros, deep e incluso disco. Así, a lo berlinés, todo junto pero bien distribuido en una forma progresiva que pueden hacer ver este trabajo como un todo y no solo una sucesión de tracks que sonarían en cualquier club techno. Esa es la ventaja, funciona en conjunto y por piezas. Por ello no se hace nada pesada su escucha y puede servir para poner patas arribas una pista de baile.


El álbum comienza con “The Morning After”, un track techno de claro ramalazo minimalero que echa para atrás. Sin embargo, tiene un punto que, por muy anodino que pueda resultar, te incita a seguir escuchando -cortesía de ese bajo y efectos atmosféricos- como esperando a que ocurra algo. Pero ese algo es la segunda producción llamada “Eco Quest”. Un tema de un bombo más duro y bajo muy marcado en clara ascensión technoide. La atmósfera inquietante sigue ahí hasta que rompe la melodía de guitarra para truncar la monotonía imperante. Miroir se pone juguetón.

En “Megara” explora terrenos más tech-housies oscuros y profundos para golpearnos en la cara con el tema que destaca por encima de todos: “Fire”. El cuarto corte es un tema gamberro y potente con aroma funky y acid-house. ¿Qué se puede esperar si a la vocal está el indescriptible oso travestido Hard Ton con esa voz tan Prince en la BSO de Batman de Burton? Diversión y hedonismo clubbing. Imposible no bailar con esta irreverencia disco. Y ante tanto contoneo es el momento del descanso ambient a modo de interludio con “Can Fly”.

Para remontar el vuelo tras este respiro, llega "Maxid" con un groove propio de un house abrupto y cavernario salpicado de gotas capicúas de denominador ácido. La dinámica tech-housera retorna en el saltarín “Faces”, un tema donde Andreas Henneberg mete mano aunque no esté acreditado , que funcionará a la perfección en las pistas más bailongas. Con Kiki Moorse (fundadora de Chick On Speed) en la vocal de "The Train" se vuelve a senderos mucho más profundos donde esa bruma sonora creadora de ambientes sexys y misteriosos retoma el control.

“Sound of the Barn” es la vuelta al minimal guasón y algo lineal, al que se le van sumando capas de sonidos poco a poco. En un recrudecimiento de esa esencia llega “Ritterschlag”, minimal-techno muy del gusto del actual Marco Carola.

Y el disco se cierra con “Coming Home”, techno melódico donde la suave voz de Integer te invita a soñar. Un broche bastante acertado para terminar un trabajo cuidado y variado que eleva la media del actual momento que vive el tech-minimal y el tech-house. 

 "Marc Miroir, el hogareño"

0 comentarios: