Translate

viernes, 5 de diciembre de 2014

Sonic City, el mundo sonoro de James Holden (Vol.II)

Por Arturo Moya


Hace unos días dimos fe de lo acontecido en la primera jornada de Sonic City, el festival belga que en su edición 2014 estuvo auspiciada por James Holden. Como curador, él fue el encargado de poner el broche final, pero antes de ello ocurrieron todo tipo de mágicas actuaciones de artistas como Pional, Koreless, Zombie Zombie, Dean Blunt o la incorporación a última hora de actuaciones de Silver Apples. Así que una vez descansados y alegres por lo vivido el día anterior llegamos de nuevo a De Kreun dispuestos a disfrutar de nuevo.


Debido al cambio de horario por la incorporación de Silver Apples y unos problemas de logística que nos surgieron en el viaje no pudimos llegar a tiempo para la primera actuación, que fue a manos de Hieroglyphic Being. Cuando entramos estaba ya charlando con Holden en la entrada. Por suerte existe la grabación de lo que hizo.



Así que después de la primera ronda, dio comienzo el live de Koreless. Con una sala medio vacía y el público absorto, el galés ofreció un sonido muy hermoso y tranquilo con visuales del sol entre las nubes a sus espaldas. Se echaron en falta unos sofás o césped artificial para poder disfrutarlo al 100%. Ideal para la hora de la siesta y reposar la comida.

“Koreless iluminándonos con su música”

Tras la tranquilidad de Koreless, le llegó el turno a Zombie Zombie. Para esta ocasión Etienne Jaumet y Cosmic Neman venían acompañados de otro batería más dispuesto frente a Cosmic y Jaumet presidiéndolos. Empezando con aullidos y un ritmo constante la sala empezó a parecer un aquelarre o una invocación. Muy animados, sacando sonidos de todo tipo desde las baterías y con Jaumet tocando el saxo y los sintes mientras cogía aire o hacía muecas, se ganaron al respetable enseguida. Lástima que solo les diese tiempo a tocar tres temas, debido a la longitud de estos, el cambio de horario y un problema técnico al principio, por lo que se pasó demasiado rápido.

“Zombie Zombie iniciando el aquelarre”

Después de los divertidos franceses, apareción el representante español del cartel: Pional. El madrileño conquistó Bélgica con un live genial que hizo moverse a todo el público, cosa nada fácil. Empezando tranquilo pero con clase y en la segunda canción -su versión del 'Precious' de Little Dragons- ya estaba toda la gente moviéndose. Pero es que en el tramo intermedio de su actuación, dejó el micro y se dedicó a provocar una hipnosis de baile aprovechando el increíble sonido de la sala e incluyendo alguna cosa inédita y específica para la actuación. Para terminar nos deleitó con su 'It’s all Over' y el 'Destiny'. Hasta los camareros estaban emocionados después de escuchar una de las mejores actuaciones del festival, y al ser compatriota nos llenó a nosotros de orgullo y también de lástima por el poco reconocimiento que tiene este artista en su propia ciudad.

"En el vídeo no se aprecia pero había hasta un ciego entre el público bailando"

Entonces la invocación que habían protagonizado antes Zombie Zombie surgió efecto y en el escenario apareció el casi octogenario Silver Apples (antes eran dos pero su compañero murió hace años). Ataviado con un gorro de cowboy y un pañuelo al cuello, con los osciladores y sintetizadores creados por él mismo como herramientas y con una sonrisa digna de la parca, este pionero nos demostró que la edad es una cuestión de espíritu. Con mucho ritmo, cantando en todas las canciones y jugando con unos sonidos que parecían los típicos que suenan cuando aparecen fantasmas en dibujos animados o videojuegos antiguos, el americano se llevó una ovación más que merecida tras su actuación. Comenzó con su tema 'Misty Mountain' y terminó con un tema techno que sonaba muy actual, mientras que solo se veían caras alegres entre la gente.

“El anciano vaquero electrónico pasándoselo pipa con sus juguetes como un niño”

Pero la diversión se terminó con Dean Blunt. Un “concierto” difícil de catalogar así que trataré de describirlo. Con una sala a oscuras completamente y llena de humo, tras unos 5 minutos de sonido de lluvia se ilumina el escenario en el que sólo se aprecian 4 personas: Dean Blunt en el centro con cara de chulo brazos cruzados y dando vueltas por el escenario a 1 paso cada 10 segundos, una mujer a su derecha con la cabeza ladeada, un tipo a su izquierda con un saxo (único instrumento que se pudo ver sobre el escenario, lo que me parece casi insultante teniendo en cuenta la cantidad de lives que se habían protagonizado ya sobre ese escenario, no se veía ni una simple máquina con un botón que explicase de donde salía el sonido) y detrás del todo lo que parecía ser un guardaespaldas (¿¡?) también con los brazos cruzados en modo estatua la hora completa.

La sala estaba a rebosar y con gran atmósfera de expectación entre la niebla, la música que sonaba y que acompañaban tanto Blunt y la mujer con sus voces como el tipo del saxo en sus apariciones esporádicas empezó como trip-hop. Hubo algunos momentos de una gran belleza empañados por la sensación de que lo único en directo que sonaba eran las voces. Tras unos 40 minutos de actuación demasiado tranquila para la hora y lo que había acontecido ya anteriormente, con la sala ya más vacía, se encendieron dos flashes a los lados del escenario, dando un efecto estroboscópico algo irritante para parte del público que empezó a agachar las cabezas o abandonar la sala. A todo esto la música dejó de ser cantada e “instrumental” para pasar a 10 minutos de drone, o más coloquialmente conocido como “ruidismo”. Tras este reseteo mental con los ruiditos, los que aún aguantaban en la sala y las luces pudieron disfrutar de un último tema más animado que apaciguó el amargor anterior.

"Dean Blunt y su puesta en escena de perdonavidas"

Menos mal que para despertarnos del sopor y el parón de energía que había provocado Dean Blunt llegó Gold Panda. Con una gran vitalidad iluminó la sala con su música tan bailable como bonita. Sonó entre los primeros temas su 'Vanilla Minus' y para cerrar su live, con el público muy animado, nos obsequió con el 'You' para rematar el derroche de alegría.

“La vuelta al mundo de color gracias a Gold Panda”

Para cerrar un festival que ya nos había dejado completamente emocionados, faltaba como broche final el seleccionador del equipo de artistas, el curador, James Holden. En el Sónar, no sé si por el sonido o por haber visto ya el live por internet, aunque fue muy bueno, me dejó con la sensación de que esperaba más. En esta ocasión aunque repitió el repertorio de temas y su orden, fue completamente distinto. De nuevo el magnífico sonido de la sala junto con la motivación que se palpaba tanto en Holden como en sus compañeros, Etienne Jaumet y Tom Page (sí, este hizo triplete en el festival), convirtieron la actuación en la experiencia mágica que debía ser. Con el público completamente entregado, James volvió a desgranar su gran álbum 'The inheritors' finalizando con el 'Caterpillar’s Intervention' interpretado de una manera gloriosa y la gente en estado de frenesí saltando con los brazos arriba

“La maquinita preferida de Holden”

A pesar de un intento por parte de toda la sala de que hubiese un bis al grito de “We Want More!” James cogió el micro para despedirse y repartir agradecimientos antes de abandonar el escenario. Y con esto se dio por terminado el Sonic City 2014.

“Tito Jaimito mostrando sus galones”

Como conclusiones decir que fue una experiencia increíble y única, opinión que compartieron varios de los seleccionados del cartel en sus redes sociales. Casi todos los artistas al finalizar sus actuaciones le habían agradecido a Holden el contar con ellos y a la sala, en una muestra del gran respeto que se tienen entre todos. De momento, salvo excepciones, parece que en el extranjero siguen a años luz en organización de este tipo de eventos.


______________

Fotos: Arturo Moya y Organización de Sonic City
Vídeos: Entropia2891
Más vídeos y entrevistas: http://dekreun.be/kreuntv/ 

0 comentarios: