Los Gamers también bailan: REZ

Por Javier Jiménez

Hoy comenzamos con una nueva sección en E&R. Los Gamers también bailan se centrará en videojuegos, pero más concretamente en su música. Una serie de artículos en los que se profundizará en aquellas bandas sonoras o scores con una importante carga de música electrónica. Para estos artículos estamos reclutando a esos jugones de pro que además tienen una dilatada experiencia clubber y conocimientos sobre la escena. Para estrenar esta sección contamos con Javier Jiménez que hablarará sobre Rez, un juego que fue todo un paradigma que unió ambos mundos:


Parece que fue ayer cuando todos esos chirridos ochobiteros sonaban en las maquinitas, mencionados desde sus orígenes en las seis partes del gran documental de la Red Bull Music Academy “Diggin’ in the carts” (del que ya se dio buena cuenta en E&R, y que DEBÉIS rememorar), y ahora podemos encontrarnos auténticas joyas sonoras en este medio. Joyas como la que hoy nos ocupa. 


Esa gran experiencia creada por el maestro Tetsuya Mizuguchi en SEGA durante el año 2001, y para la añorada Dreamcast, llamada REZ. Sí, como el tema de Underworld. De hecho, de ahí cogieron el nombre del juego. Y hemos dicho experiencia, porque REZ, más que un videojuego, es una experiencia, y de las buenas. De las que te marcan. De las que te hacen disfrutar. De las que, por mucho que se expliquen, hasta que no se pruebe, no es posible entenderla como tal.


El propio videoclip del REZ de Underworld ya nos da una idea de lo que inspira al juego

El juego nos mete de lleno en el mundo virtual llamado Proyect-K, una vasta red al borde del colapso, controlada por la I.A. conocida como “Eden”, la cual se comienza a dar cuenta de su conciencia como ente independiente para tomar sus propias decisiones. Con el fin de detener el desastre, decide entrar en secuencia de apagado. Y ahí es donde entra el jugador: debe hackear todos y cada uno de los cortafuegos del sistema para poder encontrar a Eden, a base de tiro limpio.


Hasta aquí, puede parecer el típico shooter sobre raíles, pero nada más lejos de la realidad. Cuando comenzamos la primera fase del primer nivel, ya nos damos cuenta de que no es el típico videojuego de disparos: entramos en un mundo de estética vectorial, con formas geométricas y efectos de colores llamativos. Todo acompañado de una base musical bastante, digamos, escasa (al principio). Pero, el asunto cambia cuando empiezan a aparecer los enemigos y comenzamos a dispararlos. No suenan los típicos efectos de disparo futuristas, sino samplers de percusión electrónica a modo de acompañamiento de la mencionada base musical; que en cada nivel pertenece a un tema distinto, cuyo nombre y artista mencionan antes de seleccionarlas. 


Así, según vamos avanzando en cada fase, y según van apareciendo más enemigos, la experiencia comienza a cobrar vida: todo se vuelve una explosión de color y efectos de sonido que el jugador va recreando a su manera (y que da la sensación de estar haciendo un LIVE propio, mientras nos cargamos hordas de enemigos a base de disparos). Todo el conjunto desemboca en una deliciosa y adictiva sinestesia que hace que el jugador quiera más. 

Entonces, es cuando llega el jefe de nivel. Ahí es donde culmina el conjunto de sonidos y de efectos que han ido apareciendo a lo largo de cada fase, y cuya mecánica sencilla de descubrir no empaña en absoluto la experiencia: es un auténtico placer vencerlo. Y, cuando completamos el nivel, queremos más. 

Esto es, en esencia, esa gran experiencia llamada REZ.


Una experiencia cuya banda sonora está muy bien escogida e implementada, y sin la cual, ésta no sería la misma. Una banda sonora que, para ser el año 2001 y para ser un videojuego, es más que aceptable, con temas de Ken Ishii, Mist o Coldcut. Una banda sonora que invita a viajar mentalmente donde queramos o simplemente, a dar botes mientras nos inflamos a disparos, que casa perfectamente con la estética y la mecánica del juego, con temas bailables, ácidos y oníricos. 

Aquí dejamos el tracklist completo, para que os hagáis una idea:

1 - Keiichi Sugiyama - Buggie Running Beeps 01 (5:20)
2 - Mist - Protocol Rain (7:08)
3 - Ken Ishii - Creation the State of Art (Full Option) (6:33)
4 - Joujouka - Rock Is Sponge (7:31)
5 - Adam Freeland - Fear* (Rez Edit) (5:06)
6 - Coldcut & Tim Bran - Boss Attacks (Remix) (7:15)
7 - EBZ - F6 G5 (7:48)
8 - Oval - Octaeder 0.1. (3:22)
9 - Ken Ishii - Creative State (6:20)
10 - Oval - P-Project (5:38)

Para los que gustéis, aquí tenéis un playlist de la B.S.O. completa para escucharla.


Hasta aquí una primera referencia de la música electrónica en los videojuegos. Esperamos que esto sirva para abrir un nuevo abanico de posibilidades y opciones a los aficionados tanto de lo uno como de lo otro. ¡Nos vemos en la próxima! 


Comentarios

Javier Jiménez Jiménez ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.