Translate

viernes, 10 de julio de 2015

Throwing Snow a la conquista de la pista de baile

Glower / Clasp es la segunda parte de su trilogía de EP´s en Houndstooth pensados para pinchar y bailar

Hablar de Ross Tones aka Throwing Snow es hacerlo de la enésima perla británica que salió de la ola dubstep y bass music de la islas donde a base de diferentes influencias y mezcla de estilos nace una forma de entender la música electrónica en su parte más abstracta. Con ritmos imposibles, bajos robustos, melodías como nebulosas y vocales que se estiran y se contraen. Nada tradicional ni clásico en el sentido que huye del patrón 4x4 que bombea las pistas de medio mundo. El sello Houndstooh fue el encargado de ficharle para que publicara su primer trabajo en largo siguiendo fiel a su identidad sonora llena de bass elegante y certero, pero alejado de la fórmula con la que los dj´s mueven al público en los clubs y festivales de medio planeta. Quizá por eso el de Bristol ha decidido que es momento de hacer más accesible su sonido al que no está por la labor de descubrir su música. Lo que propone es una trilogía de EP´s en los que mira a la pista sin rubor alguno pero sin perder su esencia haciendo herramientas que son proclives a pincharlas. De hecho el primer lanzamiento de esta serie, Lumen / Paint By Numbers, ya ha sido utilizado por artistas de la talla de Four Tet, Sasha, Thom Yorke o Jamie XX. El próximo viernes 17 se publicará el segundo volumen que llevará por nombre Glower / Clasp.


El concepto es bien sencillo, dos tracks por EP, uno en cada cara. En ellos la melodía tiene un protagonismo especial y ambos cortes están pensados para el verano pero con un prisma invernal. 'Glower' presenta unos arpegios exuberantes que en una vorágine sintética que no para de crecer construye una producción hipnótica con regusto Techno en su parte rítmica. Sí, es el pelotazo porque su lado inquieto sigue patente en 'Clasp' donde se marca una producción de corte Holdiano con la percusión en un segundo plano y requiebros y tirabizones en una melodía épica que se retuerce alcanzando picos para volver tarambana al receptor.

Si Tones quería demostrar que es capaz de conquistar a todo tipo de público, con esta segunda parte lo refrenda. Esperamos ansiosos el cierre de su trilogía bailonga.

0 comentarios: