Translate

sábado, 17 de octubre de 2015

Eduardo de la Calle: "Estoy hasta los huevos de la electrónica pero no concibo vivir sin ella"

El artista del Techno más espiritual al habla


"Se pone a hablar y no para", nos advierte una sonriente Kristina, la mujer de Eduardo de la Calle, que le acompaña a su actuación en Replay Sunset Parties la semana pasada. "Solo tienes 15 minutos para la entrevista antes de que suene la música en la sala principal", me dicen desde la organización de la popular fiesta dominical madrileña. Son de estas cosas que no quieres que te pasen cuando has preparado una entrevista en profundidad a conciencia porque una figura tan controvertida lo merece. Para quien no conozca a Eduardo de la Calle podemos decir que es uno de los productores Techno más en forma de la escena. El éxito le ha llegado en una etapa madura de su carrera. El mítico vídeo de la tercera referencia de Chaval Records nos mostró un carácter beligerante y combativo, como enfadado con el mundo, que mucha gente se tomó casi a guasa. En las distancias cortas de la Calle se muestra amable, dicharachero y hasta bromista. Su voz es pausada y en tono reflexivo, solo lo agrava cuando habla del derrumbamiento de los valores humanos. También lo enfatiza y se exalta cuando habla del amor y de la humildad como única dirección hacia la felicidad. Su concepción espiritual está por encima de todas las cosas pero tiene bien presente y no se esconde de las tentaciones que ha ido encontrando en su vida. A la cuarta pregunta suena un Techno a un volumen atronador que nos hace imposible continuar con la entrevista. Maldigo mi suerte porque creo que hasta aquí he llegado, pero él la quiere continuar fuera, en la terraza de la Sala Groove. A pesar de no encontrarse físicamente muy fino (una gastroenteritis ha estado a punto de cancelar su actuación) quiere seguir respondiendo a un cuestionario que ya se ha convertido en una charla donde no se reserva nada. Siento que tiene mucho que decir y está con ganas de que se le escuche como él escucha a los demás. Y durante la charla me doy cuenta de lo obvio: él no es de este mundo, es de otro más allá. Como su música. 


-Hola Eduardo, la primera pregunta iba sobre el set** que tienes preparado para Replay pero como esto se va a publicar a posteriori, mejor lo dejamos ¿no?

Sí, mejor. No tendría mucho sentido (sonríe)

-Bueno pues hablemos de dos compañeros con los que compartes cartel como son Orbe y El_Txef_A dos artistas nacionales con los que ya has trabajado previamente ¿Qué te ha aportado trabajar de ellos y que crees que han aprendido ellos de ti?

Con Fernando tengo una relación bastante estrecha desde hace tiempo. Inauguré su sello con un primer disco y él ya va siguiendo su camino. Va haciendo sus cosas en solitario afianzando su estilo, nombre y propia firma.

Con El_Txef_A tenía mucha menos relación. Era una persona más o menos lejana y le hice una remezcla a su tema ‘Claim of Planet Earth’ que ha tenido mucho éxito porque ha sido pinchada por gente como Dixon. Y ahora me ha encargado un EP para su sello que todavía está en proceso de cocción. Le estamos dando forma. Le mandaré un grupo de demos y él escogerá lo que crea que combina mejor para lo que tiene en mente.

Lo que yo realmente les aporto, pues no sé. Ya soy un viejete, tengo 41 años y no sé si realmente estoy sirviendo de referencia para otras personas que vienen detrás. Hago mi trabajo y espero que algo quede ahí.

Lo que ellos me aportan a mi es que yo siempre me estoy nutriendo de todas las personas de mi alrededor como puede ser mi mujer, que está aquí a mi lado. Siempre intento aprender. Me gusta escuchar aunque a veces parece que no lo hago [momento donde su mujer, sentada a su derecha durante la entrevista, asiente con la cabeza]. De hecho me afectan mucho las opiniones de la gente de alrededor.

-¿Sí?

Sí, sí. De hecho me pasó con el remix de El_Txef_A. Mi mujer me dijo que había unas partes de la remezcla que eran muy pesadas y yo intenté corregirlas. Pero al final no pude porque no encontré la grabación porque hago muchísimas grabaciones en el estudio. Y al final la dejé como estaba. Pero me influyó bastante, como todo lo que me dicen las personas que considero cercanas.


-Eso es una cosa que siempre me ha interesado, el cómo los demás pueden influir en el trabajo de un productor por sus opiniones…

Hay veces que debes mantenerte en tu privacidad y en la soledad para realmente concebir tus propios criterios e influencias. Seguir tus propios pasos que en realidad son de otros que te han marcado. Al principio yo era muy radical en estos temas, pero ahora veo que es importante rodearte de personas y compartir. No ser tan ascético a la hora de crear pensando que no puedes aprender nada de nadie. Estoy en un punto más democrático conmigo mismo y con los demás.

-Buscar sinergías…

Es que uno se hace mayor y se da cuenta de que te tienes que rodear de las personas adecuadas. De las que tienen una sustancia dentro y te aporten y que te ayuden a construir tu futuro; tanto el inmediato como el lejano porque la vida es muy larga.

Me ha costado trabajo separarme de personas negativas, no te creas. Cuesta salir de ciertos hábitos porque acabas adicto a este tipo de patrones de conducta.

-¿Qué se siente cuando sellos tan dispares como Appian, Endless, Hivern Discs, Cadenza, Semántica, Orbe, Chaval Records, Non Series o Modularz, entre otros, llaman a tu puerta para editar en ellos?

Ahora lo vivo de una forma que podría decir “aburrida” pero siempre me hace ilusión sacar nuevos discos. Publicar música en sellos relevantes es un sueño que siempre he tenido en mi mente. Es reconfortante y gratificante que estas plataformas piensen en uno. Pero a veces pasa como con todas las cosas materiales, que te aburres cuando las sobeteas mucho. Las cosas pasan; unas veces surgen unas, otra veces ocurren otras nuevas. Aparecen oportunidades cuando menos te lo esperas. Y cuando uno más las desea, no llegan.

-Es un curriculum envidiable ¿Dónde te gustaría publicar que aún no hayas hecho? Por ejemplo si Jeff Mills te dice ven ¿lo dejas todo?

Hombre, no creo que Jeff Mills me haga un hueco porque no suele publicar a nadie, aunque tiene un sello que se llama 6227 donde ha publicado gente como Elektrabel. Pero estaría muy bien que me llamase.

Me gustaría sacar algo en Klockworks, en el sello de Ben Klock. También en el de DVS1, que es una cosa que veo más cercana y factible.

-Además diriges tu propio sello Analog Solutions ¿qué tienes pensado para él en el futuro?

Ahora tengo el sello un poco parado porque tengo tantos request para EP´s que me es imposible. Pero bueno, mi sello está consolidado y tampoco tengo prisa. Aún quedan copias en el mercado de la última referencia aunque con los distribuidores con los que trabajo me dicen que a ver cuando lo retomo. Estoy preparando el 18. Bueno, estuve preparando unas demos, pero no me quiero fatigarme con ello porque prefiero cumplir los compromisos con El_Txef_A o con Catz N’Dogz, que llevo ocho meses de retraso con ellos entre bolos y giras de verano aún no lo he perfeccionado.

Me gusta mucho sacar música en sellos que no sean míos y trabajar para terceros porque me intriga el tipo de artworks que escogerán como representación de mi música.

-Cuando te sientas delante de tus máquinas a la hora de producir ¿sigues algún patrón de forma más mecánica o te dejas llevar por la improvisación hasta que das con lo que quieres de forma más orgánica?

Bueno yo me levanto y canto el mantra Hare Krishna porque me relaja, me despeja la mente y me mantiene alejado de vicios como fumar; y cuando ya estoy armonizado entro al estudio. Luego hay días y días. Soy muy nervioso y a veces quiero hacerlo todo en un momento y me voy frustrado para casa porque no he podido darle a ese loop el carácter que yo quería y vuelvo por la tarde intentando estar más calmado.

Lo que me inspira es tener una vida dulce y bonita rodeado de gente que me aporta y a la que aporto. Porque antes en el pasado me refugiaba mucho en los porros y eso me destruyó. Y ahora es lo contrario, tengo mucha energía, muchas ganas y mucha inspiración. Tengo algunas ideas en casa y las intento plasmar y desarrollar cuando llego al estudio pero el proceso es ambiguo y siempre varia.

-The Intellinet Prophecy es tu primer LP y se ha publicado este verano ¿Por qué un artista tan veterano como tú ha tardado tanto tiempo en estrenarse en largo?

Porque he sido un productor de discos de usar y tirar. Discos de poner y poner y lanzar y lanzar pero nunca me había preocupado en publicar un álbum. Me consideraba un productor de música Techno puro y duro y con el Techno no hay mucho rollo con este tema. El Techno es un disco, otro disco, otro disco en una maleta llena de ellos y sin tiempo para florituras, ni nada conceptual. Pero con el tiempo fui rodeándome de músicos y de gente que me abrió otras puertas y al final saqué este pequeño álbum con Badance en París. Que la verdad que ha sido un poco rápido y puede que sea poco digerible. Creo que es un disco que la gente lo disfrutará más en el futuro.



-Me pareció muy interesante tu participación en el proyecto de Loco Dice 'Under 300' a su paso por Madrid hace un par de años. Un artista acostumbrado a festivales masivos que parecía volver a la esencia que se recoge en pequeños clubs. Me gustaría que nos comentases aquella experiencia…

Tengo un grato recuerdo, fue en la sala Stella (el antiguo Mondo), un sitio muy bonito aunque recuerdo que la cabina era un poco pequeña. Que te llamen artistas de la talla de Loco Dice para estas cosas está muy bien.


Yassine es una persona muy humana y muy íntegra a pesar de la fama que puede tener. Por lo menos lo que yo pude conocer de él. Me gustan ese tipo de eventos no tan masivos y que dan la oportunidad de hacer cosas más íntimas.

Aunque yo siempre hago lo que quiero. Me da igual que sea un sito grande que uno pequeño. Uno underground o un mainstream o comercial. Si tengo que poner un vocal pongo uno de Marshall Jefferson o de Larry Heard. Siempre hay música underground de todo tipo y no hace falta radicalizarse. Por lo menos mi discurso musical se caracteriza por eso, puede ser muy amplio pero siempre manteniendo unos principios.

-Entonces, ¿prefieres los escenarios grandes o los pequeños?

La verdad es que los escenarios grandes son un poco impersonales, pero también es verdad que cuando hay mucha gente es necesario mantener cierta distancia porque puede pasar cualquier cosa.

-Llegamos a la típica pregunta sobre el panorama de la escena española ¿cómo la ves en general y cómo ves la madrileña en particular?

Ahora la música electrónica es una música social y de intercambio. A través de estos eventos la gente busca algo de pausa porque el mundo va tan rápido y se busca paz y disfrute. Anteriormente era una cosa mucho más secreta, no más de 1.000 personas. Te hablo de los tiempos del Eclosión, el Voltereta, el Saratoga… otros horarios… La gente no entendía qué hacíamos tan tarde ya por la mañana. Eran tiempos chocantes para el resto de ciudadanos que se pensaban que el mundo de la droga era la heroína y ya está. Como he dicho antes, en estos días la música electrónica tiene un punto más social, más de reunión y la escena lo está absorbiendo. Madrid (que en su tiempo fue la punta del iceberg) está resurgiendo si lo comparamos con Barcelona que ahora parece más Europea. Lo que pasa que muchos Ayuntamientos aún no se han dado cuenta que la música electrónica es un negocio y están perdiendo dinero por no hacer eventos bien organizados que atraigan a turistas. En Barcelona se dieron cuenta de esto y lo están sacando partido desde hace muchos años.

Madrid es una potencia económica y una ciudad muy grande, y lo mismo el Ayuntamiento no ha visto necesario explotar este tipo de turismo. Barcelona es una ciudad más pequeña con recursos turísticos variados pero han visto el filón económico de la gente que se mueve por esta música.

-En tu opinión, ¿qué es lo mejor de dedicarse a la música electrónica?

Lo mejor es poder llegar a tener un punto mediático importante para transmitir algún mensaje, cosa que pocos artistas están haciendo. Espero poder compartir cosas pronto aunque aún tengo que aplicarme mucho porque ser una persona íntegra porque decir lo haces y hacer lo que dices es difícil pero no imposible. Y esto es interesante. El poder mediático de cualquier profesión que te haga estar en el punto de mira social puede ser algo muy positivo.

-¿Y lo peor?

Es un negocio muy sufrido y muy cansado. Hay que estar muy preparado y tener un apoyo muy cercano. Me refiero a un hogar, a una pareja que realmente te apoye y comprenda a lo que te dedicas y que estén ahí. Y eso no es tan fácil. Esto es un oficio sucio porque las cosas vistas como un entretenimiento lúdico puede estar bien pero imagínate vivir en una discoteca puede ser cansino. Es como correr con un coche de Fórmula 1 o de Rally, lo haces una o dos veces al año puede ser muy excitante pero si estás todo el puto día metido en el coche, llega a ser una cosa cansina y peligrosa. Pues lo mismo pasa en esta profesión.

-Cuando pinchas fuera de nuestras fronteras ¿qué diferencias y similitudes te han sorprendido respecto al público español? Si es que crees que las hay...

Las culturas afectan a las sociedades de diferentes países y hay algunos que tienen un amor más innato por la música, hay otros que tienen un amor más innato por la droga y hay países que tiene amor innato por ambas cosas. El sur se diferencia mucho del norte. Por norma general hay públicos muy bonitos en todo el planeta, pero si me tengo que quedar con alguno es con Japón. Los japoneses tienen una forma de ser muy especial con un amor increíble por la música y los vinilos. A ellos les pilla muy lejos todo esto aunque cada vez tiene más y más artistas. Igual que a nosotros nos fascina la cultura japonesa, a ellos les ocurre lo mismo con la parte de la música electrónica del mundo occidental y americana.

-Tu documental Beatz tiene un trasfondo que versa sobre la unión que representaba la cultura de la música electrónica. ¿Crees que se podrá volver a esos orígenes de unión y camaradería, en general, dentro de la escena o todo eso ya se ha enterrado por el negocio puro y duro?

He hecho esa película con esa intención del tema de la unidad. Pero te voy a decir una cosa, también la he hecho para hacerme famoso. No soy un hipócrita. Mucha gente hace discos y películas para hacerse famoso y yo no he sido una excepción y no me voy a esconder. El poder mediático y la fama pueden reportarte cosas muy bonitas y la película era una oportunidad para subir otro tipo de escalones. Tuve acceso a esa posibilidad y no me lo pensé. Me parece un poco mezquino pensar que los demás no se pueden dar cuenta de por qué uno hace las cosas. Hay que ser más o menos y dentro de lo que cabe, humilde. Cuando yo era pequeño y veía que los Dj´s ganaban 250.000 pesetas en 1990 pues a mi me encantaba la música pero decía ¡joder que porrón de dinero! Un alquiler valía 60.000 pesetas. Y a todo el mundo le gusta el dinero, los más jóvenes no conocen el peligro del dinero. Había muchas motivaciones para hacer la película, una de ellas era buscar esa unión que hay perdida por la degradación social que está habiendo motivada por la codicia que hay a nivel mundial.

Yo tenía esa nostalgia que he ido perdiendo porque al final me he dado cuenta que todo es un negocio. Pero también había una motivación esa de la fama y la excitación de compartir momentos con Laurent Garnier y artistas que han significado mucho para mí.

Ahora estoy haciendo otra película documental que no tiene nada que ver que va sobre mis viajes y es mucho más personal. Beatz ha sido una entrada para familiarizarme con el formato audiovisual.

-¿En un mundo tan globalizado el Techno sigue significando rebeldía?

Sí, siempre ha sido un movimiento contracultural. Pero el ser humano está equivocado totalmente. La rebeldía no llega a ningún sitio. Hay que aceptar lo que uno es. Estamos viviendo en un cosmos, no solo en un planeta. Las artes y las ciencias son sin duda buenas para el desarrollo de las almas del ser humano. Creo que no hay muchos rebeldes que dejen huella y los que la han dejado ha sido porque han tenido causas muy humanas y lo humano no pienso que sea rebelde sino que va en dirección al amor y a la humildad. Yo tengo muchos problemas personales que intento resolver cada día con mi familia, con mi mujer, con mis maestros… Y todo va en la humildad de cada uno.

En ese sentido es muy difícil dejar de ser rebelde. Uno tiene que querer y ponerse en el papel de los demás. Por suerte o por desgracia en la sociedad estamos llenos de tentaciones y deseos de cosas que nos hacen perder la dirección. Y bueno, ahí estamos en la lucha. Por eso siempre es bueno rodearse de gente que tengan aspiraciones espirituales elevadas porque ellos sí que tienen una visión clara de la realidad. La realidad es como un periódico de doble página, nosotros estamos mirando la que página que tenemos enfrente pero por detrás hay otra. Entonces te mueres y no te das cuenta de que hay otra realidad detrás. Hay que investigar y ser humilde y a partir de ahí las cosas se van descubriendo.


-Tu vida ha girado a unos caminos más espirituales y eso se ha reflejado en tu música ¿crees que el Techno es una forma de irradiar espiritualidad en un sentido colectivo e individual?

Mucha gente me dice eso. El universo es arte y el arte es un reflejo de nosotros mismos. Todo arte que se use por una buena causa es perfecto como puede ser unir comunidades o sentirse bien consigo mismo. Lo que pasa con la música electrónica y el Techno en particular es que a veces es muy atronadora y molesta, aunque la haga Jeff Mills. Muy desmoleculadora (risas). Puede ser muy dañina porque nadie puede estar dos días encerrado en una habitación con un altavoz de 18 pulgadas. Acabas desquiciado.

-Hombre, pero ese ejemplo es un caso muy extremo. Casi de enfermedad…

Pero hay disciplinas que las puedes hacer dos o tres días de forma continuada y seguida y no es dañino.

-Siempre has sido un defensor del vinilo como formato. Ahora parece que resurge tanto en ventas como su vuelta a las cabinas ¿a qué crees que se debe? ¿Moda o hastío de un mercado digital saturado y volátil?

Creo que a medias. A la gente le gusta poner un vinilo porque queda más estético. Hay cosas que solo están en vinilo al igual que hay otras que solo están en digital. Pero para mi el vinilo a día de hoy es un coñazo porque te salta la aguja en todos los lados pero yo lo sigo utilizando con alegría y con paciencia…

-A lo mejor es que algunas cabinas no están preparadas…

Muchas no están preparadas. Pero es que además grabar vinilo es un dolor en el culo. Ya te digo yo que paso momentos faltales. Me envían los nuevos vinilos y ella (señalando a su mujer) se esconde porque acabo… buuaaa están mal grabados y me enciendo. Lo que quiero decir es que hay muchos más aspectos negativos que positivos porque hacer un buen vinilo a día de hoy no es fácil pero se puede conseguir. Mira, ella tiene un sello llamado Amsafe Traxx Records y hemos recibido la segunda referencia hace una semana después de dos meses de lucha porque el primero estaba grabado mal y este segundo ha venido bien.

Pero a pesar de todas la contras el vinilo seguirá siendo el formato que da mejor sonido. Aunque el CD o el uso de CDJ´s también es un formato muy útil y necesario a día de hoy por la comodidad que te da en los viajes.

Ves a Óscar Mulero, Carl Cox o Laurent Garnier pinchar con los CDJ y todavía impresionan porque te tiran el garito abajo en ese formato digital porque al final ves que hay un trabajo de interactuación con la mesa detrás. Pero el vinilo tiene una presencia y una elegancia inigualable.

-¿Recuerdas cual fue el primero que te compraste? ¿Y el último?

El primero ni idea. No me acuerdo. El último ha sido esta semana. Un disco antiguo de 1995 de 7th City que es el sello de Daniel Bell. Ahora no recuerdo el nombre del artista… creo que es de Claude Young, pero lo tengo que mirar porque me revienta mucho equivocarme en estas cosas. Eso sí, es una pasada de EP. .

-Sellos, discos, directos, pinchar por medio mundo, un documental... ¿Qué le gustaría hacer a Eduardo de la Calle que aún no ha hecho dentro de la música electrónica?

Ayudar a una persona como me ha ayudado a mi. Por ejemplo ayudar a mi mujer con su sello y su carrera.

-¿Y fuera de ella?

Pues realmente no sé . Estoy hasta los huevos de la electrónica pero no concibo vivir sin ella. Supongo que mi maestro espiritual me dijo de hacer discos porque no valía para otra cosa.

-Imagina que mañana sí que consigues vivir sin música electrónica y que decides retirarte y dedicarte a otra cosa ¿Cómo te gustaría que el público te recordara?

Como una buena persona con valores espirituales altos

-Muchas gracias por esta charla. Si quieres añadir algo más, es el momento

Sí, el vinilo es de xtrak. Al final no tenía nada que ver Claude Young, no sé porqué te lo he dicho. Creo que es porque puede que firmara el anterior a este y por eso me he confundido. 

______________________

** El set de Eduardo de la Calle en Replay fue un Techno clásico básico con temas noventeros de Kenny Larkin o Joey Beltram, entre otros, sazonándolos con House como 'The Sun Can´t Compare' de Larry Heard o el mítico 'Rej' de Âme. Pero si nos tenemos que quedar con un momento, fue cuando pinchó '808 Bassqueen' de Ricardo Villalobos. A las pruebas nos remitimos.

0 comentarios: