Translate

jueves, 17 de noviembre de 2016

Station, la fiesta en la que no sabes a quién vas a escuchar

Primeros detalles de una de las sesiones que acogerá LAB (antiguo Macumba)

Finalmente el MEEU (Madrid Exposiciones y Eventos Urbanos) es una realidad en la primera planta de la estación de Chamartin y los 1.800 metros cuadrados con capacidad para 1.500 personas de LAB será el espacio reservado a diferentes eventos con la electrónica, suponemos, con un protagonismo especial. Estamos hablando de lo que era Macumba (quizá sea su renacer) y en Madrid todos sabemos lo que eso significa y también lo que puede aportar como sala. El sábado será su puesta de largo con una presentación formal a la que solo se accederá con invitación y en la que se descubrirá las diferentes sesiones que acogerá pero de momento ya se conoce una: Station. Un proyecto que arrancará el próximo día 26 de noviembre y que se llevará a cabo dos sábados al mes. 


El punto de partida de Station es de lo más arriesgado porque en una época donde toda la información se tiene, literlmente, en la mano, juega al escondite y a la sopresa con line-ups secretos que solo serán desvelados en la propia sala cuando el Dj de turno suba a cabina. La organización solo ha confirmado que los sonidos serán los "más vanguardistas del tech house y del deep house más alegre" y que cada noche habrá un Dj internacional de reconocido prestigio, un residente y un encargado del warm-up. Además de concretar que un grupo de músicos de conservatorio formarán la Station Band donde cambian los instrumentos por sintetizadores para tocar clásicos electrónicos de ayer y hoy.

Este concepto que sobre el papel parece idóneo porque nos retrotae a tiempos donde el club como un todo estaba por encima del Dj. Pero tiene el gran handicap de hasta qué punto el público actual será capaz de asimilar algo así cuando no hay una trayectoria previa en la que se base esa confianza de acudir a ciegas. ¿De verdad habrá gente dispuesta a pagar con la incertidumbre de no saber qué encontrá?

También la organización va a tener que lidiar con la propia discrección de los artistas y agencias de management. ¿Serán capaces de no dar pistas de su bolo en una sala como esta?


Esas son las principales dificultades a los que tendrá que hacer frente Station. Habrá que dar tiempo para comprobar si la idea cuaja y encuentra a un público maduro que quiera dejarse sorprender, sus primeros line-ups serán trascendentales para ello y que el boca a boca haga el resto.

0 comentarios: