Translate

sábado, 25 de febrero de 2017

El metabolismo eléctrico de Sigha

El británico publica su segundo LP en Token Records

¿Cómo enfrentarte a una reseña donde, tras varias escuchas, tu pensamiento sobre la obra a examinar es totalmente opuesta a la intención manifiesta del artista con ella? Eso es lo que me ocurre con Metabolism de Sigha que se puso a la venta en el día de ayer a través de Token Records. Estamos en un terreno puramente Techno pero mientras el productor inglés ha declarado que cada vez está más aburrido de la escala de grises basada en una estética de ruidos sombríos por la que está atravesado el techno moderno y que quiere alejarse de eso; un servidor cuando escucha el disco nota que respira tanto un sonido oscuro y retorcido como momentos coloridos y con su punto romántico. Claro, si mezclas lo negro con lo blanco te da un enfoque grisáceo aunque tu propuesta de partida sea huir de las medias tintas.


James Shaw viene de ese tipo de Techno oscuro que absorbió la generación post-dubstep. Su anterior álbum, su primer LP editado en Hotflush en 2012, es toda una construcción de ese tipo de sonido al que como es lógico le cuesta despegarse. Publicar en Token precisamente no es sinónimo de lanzar una música que sea la alegría de la huerta. Aún así, el título de Metabolism es más que acertado porque lo que sí que demuestra Sigha en este trabajo es que es un conjunto de cambios constantes. En ese sentido el disco funciona de manera orgánica y viva, ya que no tiene miedo a tocar varios palos a través de los 12 cortes que lo componen.

Conceptualmente sí que está bien armado y es estimulante al combinar piezas cortas y abstractas con temas más enfocados a la pista de baile. Un ejemplo claro es la apertura del álbum con un track ambiental y eléctrico cargado de misterio llamado 'Suffocate' para luego continuar por una senda minimalista y enigmática con 'Down' donde un replique de bombos, un sonido filtrado y un pad profundo es suficiente para captar tu antención como antesala de que algo gordo viene detrás. Y eso es 'Stabbing' donde el británico lanza su primer haz luminoso y que a la postre también es uno de los cortes más pisteros del disco. Estamos ante su primera mutación con un arpegio hipnótico que vertebra la producción al completo.

En 'Porcelain' vuelve a optar por un IDM ambiental con latigazos indutriales para acto seguido soltar uno de los mejores cortes de este Metabolism. 'Strobing' es el track donde más sensibilidad y capacidad emotiva, sin perderle la cara a la pista de baile, con un cierto halo melancólico y romántico.

Con 'Coming Apart' vuelve a rebajar la intensidad con capas etéreas y una constante sensación de estar en una atmósfera llena de electricicad que en algún momento va a hacer chispa o cortocircuito. En 'Black Massing' esa percepción continúa ahí pero la retoma con 4x4 y un sonido blanquecino bastante inquietante. El manto oscuro y posiblemente el track más bruto, sobrecargado y duro viene a continuación arrasando con todo. Así se podría definir 'Interior', un terremoto que va directo al córtex cerebral sin pedir permiso.

La recta final del álbum se completa con la experimental 'Her' a modo de una especie de balada de ecos industriales, un retorcido Techno liquado de contrabombo como es 'Morning Star' y más IDM ambiental desasosegante con 'Positive Mutilation'. El remate llega con una nueva versión idealizada de 'Porcelain' mucho más perturbadora que la original.

Un LP notable que no va a defraudar a los amantes de un Techno conceptual que no tiene miedo a beber de fuentes más experimentales donde el bombo es un elemento más, pero no uno imprescindible. Un metabolismo eléctrico que muta sin cesar pero sin perder una coherencia interna.



0 comentarios: