Translate

lunes, 18 de septiembre de 2017

Love Rave, magia musical en la masía

Por Savino


Parecía que el destino se había puesto de acuerdo para que la fecha indicada coincidiese con los números de la famosa caja de ritmos. El pasado 9 de septiembre tuvo lugar la que posiblemente fuera una de las fechas imperdibles para los amantes de ese tipo de artistas, que se dedican a navegar entre géneros para contar historias: los selectores musicales.


Todo ello se produjo debido a la unión de fuerzas entre Basoa y Era, dos promotoras con un exquisito gusto musical para suerte de todos los que estábamos allí. Situado en la masía de Can Gascons, próximo a la localidad de Llagostera, Love Rave surgió como una mezcla perfecta de ideales musicales aderezados por un paraje idílico donde se podía respirar aire fresco y naturaleza.

El line-up que nos estaba esperando hizo que el largo viaje desde la capital no supusiera inconveniente alguno. A primeras horas de la mañana la organización lanzó un comunicado sobre las condiciones climatológicas adversas, las cuales notamos de manera muy acentuada a la altura de Barcelona. Sin embargo, a la llegada del recinto la lluvia caía levemente por lo que se esfumó cualquier rumor que tuviera que ver con una posible cancelación.

Enfundados en nuestros chubasqueros improvisados accedimos al interior del recinto para comenzar el periplo. Quedaba poco tiempo para que fueran las 17h y por tanto los últimos compases de Taraval estaban llegando a su fin. El de San Francisco ya había empezado a reunir a los primeros adeptos con la mixer rotatory, que sería protagonista durante toda la velada, para dejarle el testigo a Ben Thompson, más conocido como Ben UFO.

Poco a poco el inglés ha ido ganándose el reconocimiento de muchos gracias a su buen ojo a la hora de seleccionar tracks. Comenzó su andadura con ritmos rotos que fueron transformándose en houseros, los cuales finalmente desembocaron en sonidos funk-setenteros con temas como el 'Thrown Down' de Carmen, una joya al alcance de muy pocos. Entre el gran mixing de géneros, sobresalieron ritmos tribales en los que destacaban vocales del continente africano. Después de un punto de inflexión que dejó con un hit de Mood II Swing, poco a poco se fueron agotando sus minutos hasta terminar con clásico de Todd Edwards como es el 'Shut The Door'.


Llegó el turno del segundo de los pesos pesados: Floating points. Ensamblado con una camiseta de Redlight Records comenzó a girar con energía los faders rotatorios, dejando claro que el disco/ funky iban a ser los claros protagonistas de su set. Las vocales y los vientos metales se iban sucediendo con los arpegios del teclado y la percusión, originando una atmósfera cada vez más alegre y armoniosa. Desde los primeros tracks como el 'Getting next to you' de Randolph Baker hasta el 'Love Somebody' de Jo Bisso, pasando por algún beat de Daft Punk como el 'Indo Silver', fue difícil despegarse de la pista.

Cuando las agujas marcaban las 20h, Four Tet apareció en la cabina para dar comienzo a su recital. Fue uno de los momentos más esperados, ya que ese mismo día coincidía con su cumpleaños. Instantes previos a su inicio, pudimos ver como era receptor de halagos, felicitaciones e incluso de algún presente inesperado. Rompiendo con la efusividad de su predecesor, empezó con un track relajado que fue mezclando poco a poco con sonidos más acelerados. No pasaron más de 20 minutos, cuando dejó caer a muy bajas revoluciones su 'Questions', el cual salió a la venta recientemente bajo uno de sus alias. Tan solo dejo oírse unos 30 segundos, como si de un previo aviso se tratara, ya que 1 hora después nos deleitaría con el track completo.


Vagando entre una infinidad de estilos, poco a poco fue llenando de magia un recinto que se iba fundiendo con un atardecer medianamente nublado. Movía a los que tenía delante a su antojo con clásicos como el 'God Make Me Funky', o con mezclas de otro planeta como la que hizo hacia el final de su set con un tema de acid house a 125bpms con un track de reggae a 80bpms…

Con ese derroche de calidad final dio paso a Joy Orbison, quien nos sorprendía con su improvisado b2b junto a Pearson Sound. Bautizado como uno de las grandes artistas de nuestro tiempo, se entendió a la perfección con el compañero elegido para compartir su set. Desde los primeros momentos subieron un nivel más la agitación con temas muy pisteros y sensuales. Hicieron un guiño a la esencia de Kerri Chandler con su famoso 'Rain', y lo mismo hicieron con el mítico 'Ritmo Especial' de Daniel Maloso o el 'Longo' de Diptongo.

Una hora antes de media noche se podía ver a mucha gente recargando energías en los food trucks que habían habilitado dentro del perímetro. Justo en ese instante daba comienzo una sesión que nos quedará grabada durante mucho tiempo. Daphni dio el pistoletazo de salida con unas vocales a carcajadas que se fundían con el golpe del bombo. No tardó ni unos minutos en hacernos perder el control. Cuando sonaron los primeros beats del 'Music Is The Only Way I Can Communicate', el público al completo se había convertido en un ente que se contoneaba al unísono.

La bola de disco que había colgada del árbol empezaba a reflectar con fuerza cada uno de los tonos de colores que emanaban de los focos, y el humo blanco cada vez más iba formando nubes en forma de neblina, que hacía desaparecer por instantes a cada ser vivo que se postraba ante la cabina.

Fue dejando caer clásicos como el 'Juicy Sushi' de Black Cock o su 'Hey Drum' mezclado con hits de ahora como el 'Pool Party' de Mall Grab. Pero sin lugar a dudas uno de los momentos más especiales sería cuando lanzó su versión del 'You Can Be A Star'. El integrante de Caribou demostró una vez más que su buen gusto a la hora de mezclar y componer, está por encima de cualquier estilo o tendencia.

Mientras nos recuperábamos de lo que acabábamos de vivir, Pearson Sound le devolvía el favor a Joy Orbison marcándose de nuevo un b2b muy similar al anterior, donde dejaron toques de calidad mezclando temas de Axel Boman y Mim Suleiman entre otros. Poco más de 1 hora de b2b, ya que sobre la 1.40 comenzaba el b2b2b2b2b mágico entre todos los integrantes que habían compuesto el line up.


No hubo reglas de ningún tipo, se fueron sucediendo la vez como un grupo de amigos que deciden irse a echar unos discos para pasar la noche. Haciendo honor a su buena fama de selectores, hubo cabida para un sinfín de géneros. Daphni no vaciló al sacarse de la manga el mítico 'The Bells' o el 'Can You Feeling'; Ben UFO no quiso ser menos y tocó uno de los últimos hits de Objekt ('Needle & Threaded'); Floating Points puso los toques más funkies y el cumpleañero Four Tet, fue el encargado de cerrar con el 'Wenu Wenu' de Omar Souleyman seguido del 'Bibbidi-Bobbidi-Boo' original de la bso de La Cenicienta.

Aunque el tiempo atmosférico no terminara de acompañar, la distribución del sonido fuese cuestionable y volviésemos con un buen recuerdo de barro en las zapatillas, sin duda fue una de las mejores citas musicales que recordamos hasta la fecha.

__________________________

Encuentra en Instagram a Savino

0 comentarios: