Translate

lunes, 23 de julio de 2018

трип alcanza su vigésimo lanzamiento con una arriesgada compilación

A lo loco en el sello de Nina Kraviz


La figura de Nina Kraviz siempre está rodeada de una sempiterna polémica, y más aún desde que decidió apostar por una música más conceptual, technera y arriesgada en sus dj sets, algo que le hace disimular mucho menos sus carencias técnicas en cabina que cuando era más ácida y housera y no se complicaba demasiado en sus mezclas. Pero lo que no se le puede achacar a la siberiana es echarle un par de ovarios en la creación de su sello трип (que se traduce por trip, o sea, viaje en "inglish pitinglish") con el cual su carrera dio un giro de 180 grados primero a nivel de estilo y luego como una gran ojeadora que ha descubierto a un público más amplio al islandés Bjarki, al holandés Deniro, al dúo PTU o al ruso Nikita Zabelin por nombrar unos pocos, además de sacar del ostracismo a Biogen, publicarle un disco a Aleksi Perälä o estrenar un subsello como Galaxiid en el que rescata música electrónica rusa olvidada de los 90. Ahora esta etiqueta alcanza las 20 referencias y por ello Kraviz ha decidido editar un recopilatorio doble bajo el título 'Don't You Mess With Cupid, Cause Cupid Ain't Stupid', en el que están presentes prácticamente todos los artistas que han hecho crecer a трип.


Meter mano a este трип 20 tiene su miga porque Kraviz ha querido que sea un VVAA en el que tenga cabida todo el espíritu entre la vanguardia y el macarreo ravero. Con un descarado aire noventero, la siberiana ha reclutado a diez artistas entre los que se encuentran Biogen, PTU, Exos y Bjarki como núcleo duro de la disquera y nombres icónicos de esa década como Pilldriver y el proyecto que unió a Aphex Twin con Mike Dred bajo el aka Universal Indicator con el que desarrollaron temas de acid techno en Rephlex. El resultado es una locura de compilación que va desde el el ambient y lo experimental hasta el hardcore y el gabba pasando por el acid techno y el techno que es la piedar angular de трип.

Lo curioso de todo es que incluso hay cierta coherencia interna dentro de este caos porque si mezclas todas las pistas una detrás de otra puede funcionar como mix con entidad propia, dentro del desparrame que es mezclar algo así. Todo un viaje en el que hay que asumir que la brújula no funciona y que es un continúo descubrimiento con sorpresas que se desmarcan de cualquier idea preconcebida sobre el sello.

Obviamente destacan los trabajos inéditos de Pilldriver y Universal Indicator por la importancia histórica; pero no se puede dejar de lado las producciones que aportan Biogen con su abstracción innata, la chifladura hardcoriana de Shadowax o el edit gabber de Nikita Zabelin a DEKA o el fino ambient Roma Zuckerman.

El doble vinilo se puso a la venta el pasado viernes y podemos escucharlo aquí abajo.

0 comentarios: