Translate

martes, 3 de julio de 2018

Innervisions empapa de música electrónica cada rincón del Poble Espanyol

Por Alba Nogueira y Alejandro Rodríguez


Domingo, y no precisamente de misa, fue lo que vivimos aquel 17 de junio. Bien tenía la tónica de un recital divino con un carácter espiritual al mismo tiempo que beligerante y elocuente. Nada que envidiar a esos salmos dominicales, aburridos e intransigentes. Al igual que la localización, donde la magia de Innervisions iba a desplegar todo su arsenal y el line-up más potente hasta la fecha. 



Ya familiarizados con su tan querido, al mismo tiempo demandado Poble Espanyol, el sello alemán decidió que repetir ahí sería lo más acertado; sin embargo, esta vez iban a utilizar todas sus grandes plazas y lugares de ocio, para dar lugar así a tres escenarios que acogieron desde las 2 de la tarde hasta las 12 de la noche. Toda clase de estilos y sonidos penetraron tanto en el alma de los asistentes, como en todos los recovecos del museo arquitectónico al aire libre de 1929 que representa el recinto.

Llegamos pasadas las 6 de tarde dirigiendo nuestros primeros pasos hacia el stage carpa/picnic, que colindaba con el merendero y donde Avalon Emerson volví a hacer de las suyas. Destacó la mezcla de house con breaks de todas clases pero iguales de fuerza intrínseca; como la versión que presentó por partida doble en la Off Week del aclamado y coreado tema 'Sweet Dreams' de Marilyn Manson; Aunque, en esta ocasión pareció recurrir a la vocal original de Annie Lennox, además de aguda, con un ínfimo toque hipnótico.

En su set se pudo apreciar la versatilidad con la que mezclaba, utilizando múltiples recursos que la dotaban de un dinamismo adictivo. La efusividad de su creatividad nos condujo desde el 'Keep Hope Alive' de Crystal Method, hasta clasicazos de house como el 'Goodlife' de Inner City, vitoreado por el público; hasta enternecer y despedir a la maga con su característico 'Caroline', un track con voz alentadora y de guerreras cuerdas vocales, extraídas del clásico de Hamilton Bohannon. Caímos prendados de sus peculiaridades profesionales, al igual que de su humor y actitud con el público.

Le cedió el legado a Ben Ufo, quien inocente pero decidido tomo posesión ante la atenta mirada de los compañeros Job Jobse o Hunee. Hasta que se soltó se le veía tímido aunque gozoso. No fue de extrañar que siguiera casi en la misma línea que Avalon, en cuanto a versatilidad se refiere. Nos transportó por diversos caminos. Haciendo cambios de ritmos y géneros con mucha soltura pero sobre todo, sutileza. Fue tan natural que conseguía mezclas muy orgánicas con estilos muy dispares. De ahí que, suerte de nosotros, nos topásemos con sonidos más deep techno como el 'Breaker' de Andre Crom pasando por el desgarrador break noventero de Indo Tribe – Owl hasta llegar a un house contundente, representado por tracks como 'Oempa Loempa' de Aquastep. Todo ello fundiéndose de cara al final con un atardecer inundado de electro sugerente y luces cegadoras provenientes del escenario, las cuales daban paso paso a los invitados especiales: el dúo alemán Modeselektor. Concluía así un set de los más heterogéneos y variopintos con una abrumadora afluencia de gente, hasta el punto de que el contador de personas durante su actuación llegó al límite, prohibiendo desde la organización y por seguridad, la entrada de más gente hasta que se vaciase mínimamente.


Por otro lado, y a mitad del mismo, uno de nosotros se dispuso a escuchar la última hora de Jamie XX, para lo que había que cambiar de escenario. Esta simple acción era algo tan peculiar y atractivo, pues te recorrías prácticamente el recinto, observando como los turistas al uso contemplaban el panorama con asombro y los locales seguían con sus quehaceres habituales. Como predestinado por el sino, los acordes de techno que nos recibieron se fundían con un bombo vigoroso que marcaba nuestro paso, el 'Arrival' de Matrixxman sonaba en un escenario a abarrotar, calmadamente enloquecido hasta que soltó la bomba: uno de sus remixes más demandados, 'On Hold' del grupo indie The XX. Al que revistió de secretismo y un ritmo sosegado pero que rápidamente, en el estribillo, embraveció como las extremidades de los allí presentes. Decidió seguir en una línea de cortes tropicales pero enérgicos con tracks como el 'Juju' de Randomer. Como adentrándonos en una selva que iba despidiéndose de la luz solar. Hasta que llegó el momento de despedirse, con todo el sentimiento del que beben muchos de sus tracks, eligiendo para esta ocasión 'Gosh', que nos meció con cariño.

Misma línea con distintos beats llevaron a cabo Modeselektor, los alemanes eran los invitados especiales que clausuraban el stage donde más invertimos gran parte de nuestro tiempo, Carpa & Picnic. Aunque el mismo se vació notablemente, eran muchos los que no querían perderse la oportunidad de escuchar grandes éxitos suyos como el 'Bad Kingdom' de Moderat. A éste le siguieron otros más recientes como el 'Kalif Storch'.

Aunque estábamos disfrutando de lo lindo, sabíamos que nuestro cierre de Innervisions debía ser de Floating Points. Por eso mismo nos dirigimos al que quizá se tratase del escenario más especial: El Monasterio. Como ya es habitual en los sets del ingles, su cuidada selección musical fue de un nivel muy alto. Su grandiosa lección musical se vió destacada por los fuegos artificiales y el halo místico que portaba el stage situado a los pies del Monasterio. Decidió surcar los mares de hits setenteros, entre olas de funky, disco e incluso algo de highlife. El ambiente que había creado en el monasterio era idóneo, congeniando de manera brutal con el lugar. Hasta el punto de que podías ver por allí disfrutar a compañeros del gremio como Jackmaster. De igual modo, dio cabida a momentos más electrónicos que contrastaban de manera sublime con temas donde predominaban elementos más acústicos.


Como había ocurrido con el set de su compatriota Ben Ufo, detrás de él se habían agolpado un gran número de caras conocidas que no quisieron perderse ni un solo compás.

Después de guiarnos a través de un viaje musical único entre los que vimos alternar muchas joyas en forma de 7”, fue el momento de bajar los bpms para capitular con una agradable melodía de soul. Sin duda fue el cierre idóneo para esa semana de Barcelona que muchos esperamos cada año con impaciencia. 


_______________________


Encuentra en Instagram a Alba y a Alex

0 comentarios: