Offworld, el tercer disco del año de Special Request

Paul Woolford saca a relucir su espíritu más negro de inspiración detroitiana


El año de Paul Woolford bajo su aka Special Request es de los que marcan época por su megalómana apuesta de publicar cuatro discos en 12 meses en el sello Houndstooth. Con Vortex y Bedroom Tapes ya en el mercado, ahora el británico anuncia Offworld que se pondrá a la venta el próximo 11 de octubre (aquí la pre-order). Como única descripción del disco el propio artista se pregunta "¿Y si Jam & Lewis firmaran por Metroplex?"

Y básicamente es lo que nos encontramos en él. En esta ocasión se aleja tanto del alocado baile agresivo y ravero de Vortex como del lado más contemplativo y sosegado de Bedroom Tapes. El productor ha tuiteado que el disco surgió porque estaba buscando álbums que se pudieran escuchar en repetidas ocasiones y que no fueran invasivos. Él es plenamente consciente que el material que factura como Special Request es bastante extremo y, según él,  quería cortar ese patrón creando algo más accesible pero al mismo tiempo apropiado bajo este aka artístico. Y a buena fé que lo consigue. 

La mención a Jimmy Jam, Terry Lewis y Metroplex no es tan gratuita como parece y es una perfecta metáfora para encuadrar las pretensiones de Woolford con este álbum. Jam & Lewis son dos destacados productores de pop y R&B norteamericano que desde los 80 han trabajado en discos de artistas como Janet Jackson, Usher, Boyz II Men, The Human League, Usher, Mary J. Blige y Mariah Carey, entre otros. La comercialidad más suave de la música negra en contraposición a Metroplex, el sello de Juan Atkins, que supuso la vanguardia del techno de Detroit y un cambio de paradigma musical en la ciudad del motor a mediados de los 80 que se expandió por Europa. La unión de estas dos ideas queda muy bien reflejada en los siete temas que presenta el británico.

La primera prueba de ello es '237,0000 Miles', tema que abre y que marca el devenir del disco. Música avanzada y atemporal sin estridencias a la que además le añade inteligentemente la vocal soulful de 'Hot', clásico housero de Ideal de mediados de los 90. El groove marciano bastante sostienido lo mantiene en su siguiente corte 'Shepperton Moon Landing', que puedes escuchar más abajo. 

Después abraza un electro evocador y un gusto por toques melódicos como en los siguentes tres temas para reservarse su lado más british abrazando los ritmos rotos y sonoridades sintéticas con arpegios galácticos en 'Morning Ritual'. Para finalizar se da un gustazo haciendo una maravillosa y progresiva reconstrucción de más de diez minutos del 'Floatation' de la formación The Grid (compuesta por David Ball de Soft Cell), que se incluyó en su álbum Electric Head de 1990.

A mi modo de ver, la búsqueda de un equilibrio por parte del de Leeds hace que este Offworld le quede como un tributo a la música negra y al espíritu más vanguardista de Detroit sin perder la esencia y la tradición inherentemente británica que tiene interiorizada el propio artista con un indisimulado gusto por el letfield house y el electro de los 90. Esta colisión de influencias hace que sea un disco para poder escuchar una y otra vez gracias a una mezcla ambivalente entre la música de club y una música para disfrutar de forma más distendida y relajada en tu casa, en el coche o en tu móvil/ordenador mientras haces otros quehaceres. Objetivo cumplido. Sobradamente además.

Ahora ya solo queda esperar lo inesperado con su cuarto disco programado para finales de año y así completar el póker de Special Request. Y no dudamos que estamos ante el mayor ALL IN! de 2019.



Tracklist:

01. 237,0000 Miles
02. Shepperton Moon Landing
03. Offworld Memory 3
04. Front Screen Projection
05. Arse End Of The Moon
06. Morning Ritual
07. The Grid – Floatation (SR Offworld Mix)

Comentarios