Translate

lunes, 11 de abril de 2016

Reykjavik606: "Que una persona gaste su tiempo en tu trabajo es la clave de todo"

Descubriendo a fondo a la formación donostiarra

Álvaro (Kino Internacional) y Borja son tan distintos que encajan a la perfección. Uno no para de hablar con una alegría y pasión exacerbada como si su boca fuera más deprisa que sus pensamientos, el otro es más reflexivo y prudente calibrando minuciosamente la idea que quiere transmitir. Uno quiere la pureza de las mezclas limpias, otro prefiere ensuciarlas y no ser tan estético. Uno tiene un humor escatológico mientras que otro tira de fina ironía y cierta retranca. Uno es corazón y otro razón. Pero sobre todo, ambos son amigos. De esas amistades que duran toda la vida. Dos personas que se comprenden, se respetan, se preocupan el uno del otro y, en definitiva, se quieren. Pero sin mariconadas. Al charlar con ellos te das cuenta de su nobleza y honestidad. Y sí, ambos son productores de una música electrónica que escuchas embobado.  La noche antes de la pasada Replay nos reunimos con Reykajvik606 en el bar del hotel donde se alojaban. Quisimos abordar a los artistas y, sin embargo, también descubrimos a las personas.


-Algo más de dos años después de vuestra puesta de largo y aún no sé muy bien cómo definir y encajar vuestro sonido dentro de un estilo en concreto ¿me podéis ayudar en esto?

Kino Internacional: ¡La primera en la frente! ¡La pregunta del millón! No te voy a decir la mítica de "electrónica sin etiquetas" (lo dice con voz burlona)…

Borja Piñeiro: …o lo de "transmitir sentimientos", harto de escuchar por respuestas esas vainas.

K.I: En realidad hacemos lo que nos sale de la polla. Un día nos da por hacer Techno y otro día otra cosa… es que me acabas de tocar los huevos con la preguntita.

B.P: A parte que teniendo en cuenta que somos dos, que cada uno produce de forma independiente y que luego nos juntamos…

K.I: ¡Exacto! Un día estamos liados con los modulares al otro me da a mi por el bombo a negras y al siguiente a Borja por el bombo a blancas… Todo depende del momento en el que algo nos mola y vamos a por ello sin mirar nada más. Dando igual que sea Techno…

B.P: O Jazz ¡al loro!

-¿Jazz? ¡Eso tengo que escucharlo!

K.I: No Jazz en el sentido estricto sino en la forma de concebir la música a base de improvisación. Lo último que estamos haciendo va por esa línea de crear en plena jam. Meternos al estudio, conectar las máquinas, ponernos a grabar lo que salga en una toma. Pim, pam pum. Si nos gusta tiramos pa'lante; que no nos mola, a la basura. Y tenemos la basura llena haciéndolo de esta manera pero cuando damos con la tecla….

-En ese sentido, ¿vuestro sistema de trabajo es a base de prueba-error?

B.P: A veces puede darse ese caso pero no suele ser lo habitual, ni mucho menos.

K.I: La manera de producir y cambiar los procesos y las formas de hacerlo ha venido a base de frustraciones. Para mi lo principal es luchar contra la frustración y uno de los parámetros que sigo es meterme en el estudio y no hacer un track o tener como meta hacer un track sino meterme a fondo a tocar un sinte. Me puedo tirar dos días y no hacer absolutamente nada, solo investigar, y de repente llego al punto en el que encuentro algo que me gusta. Lo grabo, llamada a Borjita y lo vemos si nos gusta a los dos. En caso afirmativo nos metemos de lleno, trabajamos en torno a eso, cada uno currando desde su casa, y luego lo rematamos.

-¿Y quién lleva la iniciativa?

B.P: Normalmente cada uno va por su lado

K.I: Eso va por temporadas. Te voy a ser sincero, el EP The Eleven casi todo se lo curró Borja, aunque luego lo rematamos entre los dos. En lo próximo que vamos a sacar he sido yo el que le ha dado más caña.

B.P: Tú, que nos conoces a ambos y tienes oído, puedes notar y percibir quién es el que "domina" cada tema.



-Hagamos un poco de memoria, el proyecto Reykjavik606 que os unió nace aproximadamente hace 2 años y medio ¿cómo surgió?

K.I: En realidad nació hace tres años, en junio de 2013. Yo tenía mi movida como Kino Internacional y Borja no tenía nada….

B.P: Bueno, tanto como nada… no es que me recogieras de la calle (risas).

K.I: La historia es que, aunque somos amigos desde los 16 años en la época del instituto, las primeras farras etc, manteníamos el contacto pero llevábamos sin vernos la hostia de tiempo.

B.P: Yo me eché novia y desaparecí del mapa.

K.I: Eramos una cuadrilla de cuatro o cinco amigos que siempre estábamos juntos y con el tiempo cada uno fue por su lado con sus historias y dejamos de vernos de forma habitual. Y la movida es que a mi me dio por montar un equipo de fútbol.

-Me lo puedo imaginar ¿Cómo en Días de Fútbol?

B.P: Mira, estaba en la cama dormido porque había estado currando de noche con un cansancio en el cuerpo que flipas. A las 12 de la mañana me llama: "¿Borja?" ¡Me cago en todo! Pensaba que era un amigo argentino y la conversación fue más o menos así: -"¿Qué quieres Juan?" -"¡Pero qué Juan! ¿No sabes quién soy?" -"Hostia, Álvaro no te había conocido…"

K.I:Qué quiero montar un equipo de fútbol que hace mogollón que no hago deporte!" Hago un inciso, tengo una enfermedad degenerativa, espondilitis anquilosante, y estuve muy jodido hasta que me la detectaron y no podía hacer nada de deporte hasta que me empezaron a tratar y me dijeron que ya podía volver a ponerme en marcha. Y en ese momento dije: Voy a montar un equipo de fútbol con los amigos de siempre porque es lo que más me gusta. Y llamé a toda mi antigua cuadrilla que éramos todos muy futboleros.

Todo fue muy emocionante. El reencuentro con todos como si no hubiera pasado el tiempo y hablando de nuestras cosas. Le digo a Borja que hago música y el me dice que hace percusión y me empezó a preguntar sobre cómo podía grabarse y tal y yo le explico que existe Ableton, le acompaño a mirar cositas para la producción… Y un día me dice "¿Te puedo enseñar algo?" Y yo de sobrado le digo: "claro, vente a mi estudio y lo escucho" (pone voz de chulo) pensando a ver qué hace éste… A los dos segundos le pregunté que si quería hacer música conmigo. Y él me contestó que sería increíble. Así empezó todo.

-Historia curiosa de cómo de un equipo de fútbol nace una formación de una pareja de productores. A mi siempre me han gustado los artistas futboleros

B.P: ¿Y los futboleros artistas? (Risas)

K.I: Esto es como el dicho de que todos lo malos son cojos pero no todos los cojos son malos

-La verdad, es que en ciertos ambientes de música vanguardista parece que decir que eres futbolero es como si te miraran raro…

K.I: Sí, la gente se echa un poco para atrás. Luego te sale un Paul Kalkbrenner y se acaba la gilipollez y el tabú.

-Como buenos donostiarras imagino que sois de la Real Sociedad...

B.P: ¡Sin dudar!

K.I: Por supuesto, aunque Borja se cabrea cuando le digo que después de la Real soy del Athletic porque dice que eso es incompatible.

B.P: Es que eso, bajo mi punto de vista, es antinatural. Es como si tú me dices que eres del Atleti y tu segundo equipo es el Madrid y de tercero el Barça ¡No te jode!

K.I: Yo era muy anti-Athletic lo que pasa que tengo muchos amigos de Bilbao entre ellos Aitor (El_Txef_A) o la gente de Paraleloan y me lo paso muy bien cuando voy allí. Me dieron agua de Bilbao y me reconvirtieron. Primero soy de la Real, tengo mi camiseta que me pongo los días del derbi que pone Reyjkjavik606 a la espalda. Cuando la mande hacer los chinos fliparon, decían que me había equivocado de número. -"No, no. SEIS-CERO-SEIS" -"Pues no sé si va a entrar…" Al final entró.

-Venga, pues vamos al nombre de la formación, aunque ya lo habéis explicado en muchas entrevistas…

K.I: ¿Quieres que te contemos la verdad de la verdad sobre cómo surgió? Lo puedes publicar sin problemas. Cuéntaselo tú, Borja.

B.P: Yo no me la sé ¿te la sabes tú? (en un cambio de papeles siendo el entrevistador entrevistado)

-No se supone que lo de Reykajvik es porque os gustan las movidas nórdicas y lo de 606 por homenajear la Roland TR-606 ¿no?

B.P: Bueno todo eso es cierto pero te vamos a contar la verdad. Estaba con un amigo en común recogiendo un frigorífico en una tienda de segunda mano, me suena el móvil y es Álvaro: "Borja, he pensado o Tape Recorders o Reykjavik." Le dije sin dudar que Reykjavik porque lo otro me lo dijo con prisas por la emoción del momento y en modo garrulo, o sea, según se lee. Me sonaba fatal. (ambos se descojonan recordándolo). "¿Qué te parece con 606?" -"Sí, sí 606 y lo que quieras pero TAPE RECORDERS no, por favor."

K.I: Lo de 606 era innegociable porque la mayoría de los temas los hacemos con ella.

-Lo vuestro es como un embarazo cuando los padres se tienen que poner de acuerdo con el nombre de la criatura. Uno propone y otro escoge.

K.I: Al final de toda esta historia es que suena raro y tiene gancho. Todo el mundo pregunta por él. Te alegra haber dado con la clave del puto nombre.

-En cuanto al tema de vuestra inspiración nórdica, ¿consideráis que vuestra música es fría como la capital islandesa?

K.I: ¡Para nada! Es más, si te das cuenta los artistas nórdicos son mucho más cálidos que fríos. Björk, GusGus, Ólafur Arnalds, Kiasmos… te podría decir 1000 artistas islandeses que nos alucinan.

-¿Cómo os ha cambiado la vida desde la publicación de From… To…?

K.I: Yo flipé, de hecho a día de hoy seguimos flipando de cómo entró el disco y lo bien recibido que fue por parte de casi todo el mundo que lo ha escuchado. Toda la burbuja que se creó con nuestro primer trabajo.

B.P: Pero la vida no nos ha cambiado en nada con aquello. Seguimos haciendo lo mismo.

K.I: No te habrá cambiado a ti, para mi no tiene nada que ver con todas las puertas que se te abren ahora.

-No me refiero a que de la noche a la mañana hayáis cambiado de vida, sino más a nivel artístico…

B.P: En ese sentido sí. Tocamos en muchos más sitios y tal.

K.I: Es que ahora tienes la posibilidad de que te escuche la gente, que es súper importante y siempre se lo digo a él. Yo llevo mucho tiempo en esto y tengo la experiencia de saber cómo funciona el mundillo. Ahora me pasa a mi lo que yo hacia antes que era mandar música que pensabas que podría gustar y no recibir contestación. Yo me doy cuenta de lo coñazo que es que te envíen cien mil promos y enlaces de Soundcloud y que te pidan opinión. Gracias a Dios, por lo menos a nivel español, ya generamos interés y la gente viene a ti y tú puedes ir a la gente. Eso es capital. Poder mandar un disco a un medio (radio, magazines etc), a un sello o a un artista, que luego les gustará o no, pero ya hay predisposición a escuchar. Y que una persona gaste su tiempo en tu trabajo, y no en otro, es la clave de todo. ¿Cuántos mails de promo tienes sin abrir? Pero sé que si te mando un nuevo EP, lo vas a escuchar y me lo vas a valorar, ya sea positivo o negativo.

-¿Y qué es lo mejor que os ha pasado en este tiempo?

B.P: ¡Tú! Sin lugar a dudas (risas)

-Venga, ¡dame un abrazo!

B.P: Te lo digo así de coña pero entiéndeme, es por el tipo de gente que he podido conocer que merece mucho la pena.

K.I: Gente increíble por el camino. De verdad. Eso y poder tocar en festivales en los que yo soy fan a nivel de cliente como ElectroSplash que yo en 2002, 2003 o 2004 era superfan. Ahora se ha reinventado y es otro rollo pero el hecho de hacer un directo ahí o actuar en NeoPop en Portugal con artistas que son un auténtico pepino o planchar tu música en vinilo. O que uno de tus sellos favoritos como es Erased Tapes ponga un tema tuyo en su programa de NTS Radio. Es que esas cosas son acojonantes para mi.

-¿Cómo llegó vuestra música a Robert Raths de Erased Tapes Records?

K.I: Se la enviamos y tuvimos la suerte que la escuchó, y lo más importante, le gustó y vio a bien ponerlo en su programa.



-Con vuestro paso por Replay habéis tocado ya tres veces en Madrid ¿notáis que ha cambiado vuestro discurso musical la tercera vez respecto a las dos primeras?

B.P: ¡Bastante!

K.I: En realidad ahora tenemos varios tipos de directo porque hemos ido recopilando y guardando material. Ahora si vamos a un auditorio o una actuación con un carácter más tranquilo y cultural podemos hacerlo, pero también tenemos música cuando vamos a un sitio como Replay, Fanzine o un NeoPop. Y no es que seamos tan cañeros como un Mulero pero que alguien del público nos diga que le hemos parecido duros pues también me llena de orgullo. Más que nada porque a veces por hacer ciertas cosas parece que la gente tenga la idea de que somos blanditos. Y no, tenemos de todo sin perder nuestra esencia.

-Sé que Borja no es muy partidario del bombo 4x4 y que prefiere secuencias rítmicas más complejas y Álvaro es más de sonidos de club ¿como equilibrais la balanza?

B.P: En los directos casi siempre hay que pasar por el aro. Dependiendo del sitio puedes experimentar algo más.

K.I: ¡Ojo! que luego Borja me pasa unos proyectos que son 4x4 que son para escucharlos porque siempre le busca su punto de dificultad. No es un 4x4 de negras que suena todo el rato igual. A veces cuando hacemos grabaciones de campo en el monte el tío coge un palo toca cuatro movidas como de batería, enchufa la grabadora y luego usa eso en un tema.

B.P: Reconozco que ese patrón rítmico es el que te mueve. Quizás mi paranoia, porque no deja de ser una paranoia mía, es la complicación y buscar la alteración. Ese punto que marca la diferencia. Yo cuando escucho un tema que me gusta hay algo que me enamora que es un pequeño detalle, y eso es lo que busco.

-Y yo pensaba que tu intención era hacer sudar al Dj volviéndole loco a la hora de cuadrar…

K.I: Jajajajajaja como Holden con el 'The Sky Was Pink' o Floating Points en 'Vacuum Boggie' que parece que el bombo cojea y que se va y vuelve. Esas cosas nos flipan porque no podemos tener un minuto de secuencia que sea exacta.

B.P: A mi es que eso me agobia de una manera que no te puedes imaginar. Hacer cosas planas, yo entiendo los efectos prácticos para un Dj pero yo no puedo con ello. Necesito sacar de ahí la cabeza porque no me vale.

-Me encantaría acompañaros a una fiesta donde pinche Marco Carola y Paco Osuna solo por ver vuestras caras.

K.I: A mi es que los loops de 10 minutos al único que se los permito es a Villalobos. Y cuando está bien enjamonao y poniendo lo que tiene que poner porque su rollo mental que solo lo sabe hacer él, me encanta.

B.P: No me meto con los géneros ni con artistas pero tío el pop y muchas veces el rock está basado en unos ritmos y secuencias armónicas que son pura fórmula. Quinta, segunda, primera. Quinta, segunda, primera. Y ya está. Y armónicamente son todas idénticas. Escuchas una y has escuchado todas. Luego que si los arreglos, la melodía y la voz variará, pero armónicamente son todas iguales. Al final siempre escuchas lo mismo y en el terreno de la percusión intento huir de eso constantemente.

-¿Quién se obsesiona más en el estudio por dar la vuelta de tuerca al material en el que estáis trabajando?

¡Los dos! (contestan ambos al unísono)

-¿Y cuándo os ponéis de acuerdo y sabéis que lo que tenéis ya no necesita más retoques?

K.I: A mi cuando se me pone la piel de gallina. Es como cuando escuchas el álbum de Floating Points y en los primeros compases te das cuenta que es algo especial. Pero también tengo opiniones de terceros. Entre Nacho Piek, Edu (Clip!) y yo nos estamos pasando constantemente entre nosotros nuestro material y nos aconsejamos porque los tres somos muy sinceros. Además de admirarnos artísticamente somos amigos y sabes que las opiniones son reales.

B.P: Yo tengo mis señales para con Álvaro y cuando le pillo a sabiendas de que le está gustando lo que está escuchando. Estoy en mi casa, en mi estudio, y hago mis cosas si me lo escucho y lo vuelvo a hacer X veces y me sigue gustando. Y si han pasado unos días y al volver a escucharlo me sigue molando igual que la primera vez, entonces pasa al filtro de Álvaro. Y cuando se lo pongo a Álvaro puede que se de el momento mágico que es cuando mueve las manos y los dedos así (imita un movimiento de dedos como un excelente del Sr.Burns en modo bucle a 140 bpms) entonces ya sé que lo que tenemos es bueno.

K.I: También dispongo de otro método, que es el definitivo, y es que si el tema sigue sonando en mi cabeza durante todo el día cuando estoy en mi curro por la mañana. Ya está. Hemos dado con lo que queremos.

-Vuestro filtro es muy exigente…

K.I: Es que solo sacamos lo que de verdad nos mola.

B.P: Es que yo me pongo en tu papel de consumidor de música. Cuando tú lo has escuchado diez veces y te sigue gustando, yo lo he escuchado quinientas para estar seguro de que es buen material. Para cuando sale editada yo ya estoy harto y pienso que no va a molar. Muchas veces le digo: "Ya verás Álvaro, al final a la canción le faltará algo".

K.I: Es que él se come mucho la cabeza con estas cosas. Al final somos como un matrimonio. Él el más precavido y preocupado y yo el más optimista.

B.P: Bueno, lo haces para tranquilizarme no porque tengas menos preocupaciones que las mías. Te reconozco que nunca jamás he tenido la sensación de estar al 100% seguro de que un tema está acabado.

K.I: Llega un punto en el que le tengo que decir: ¡Ya está, se acabó!.

-Ahí es donde quería llegar. Eres tú el quién toma la decisión final.

K.I: Sí, es una de las cosas que les enseño a mis alumnos de Ableton: los tracks hay que acabarlos. Bien o mal pero hay que finalizarlos porque sino entras en un bucle de mil proyectos sin acabar y sin que ninguno salga adelante. Y para saber cómo acaba una producción es acabándola. Y tu primera producción será una mierda y sabes que está mal pero eso en realidad es bueno porque así sabrás cuando está mal una cosa. Evidentemente a veces estos procesos se hacen agónicos. Hay otras veces que te obsesionas y piensas que le falta algo para que sea redondo y empiezas a hacer pruebas con todos los sintes de tu estudio, instrumentos, grabaciones de campo o lo que sea, para luego darte cuenta que no le faltaba nada. Nuestro problema es que a veces no nos cuesta hacer las cosas, y como no nos cuesta tenemos una sensación constante como si le faltará algo. Y no tiene porqué ser así.

B.P: Una vez, no recuerdo el tema que fue, alguien escribió que era una especie de ruidismo y pensé: hostia pues lo mismo tiene razón porque yo tengo tendencia a ensuciar grabaciones y él a hacer mezclas lo más limpias posibles.

K.I: Es que en ese sentido nos complementamos muy bien porque las carencias de uno las suple el otro. A mi se me da muy bien la mezcla y la síntesis por eso me encargo yo. La percusión es cosa suya. Hay veces que le digo no me ensucies la mezcla que he estado 5 días trabajando en ella y le mete dos o tres detalles percusivos y el tema sube a otro nivel. Sabe ensuciar muy bien y yo soy lo más cristalino posible. Somos dos puntos diferentes que luego encajan.


-En nuestro último programa de radio presentamos un tema llamado 'Nowhere In Particular' de un EP del que no pudimos decir quién lo firmaba ¿lo podemos hacer ya? ¿Cuándo, cómo y por dónde sale?

K.I: No, todavía no se puede. Este EP está siendo como esa sensación cuando eres pequeño que te entraban ganas de cagar y no encuentras un baño y te aguantas. Y te vuelven las ganas y no lo echas y tienes un dolor de estómago terrible porque llega un punto que la mierda te llega a las orejas y no puedes jiñar del embudo que tienes y te estás cagando vivo. Pues lo mismo.

-¿Me estás diciendo que con ese material no habéis encontrado un sello que os haga de laxante?

K.I: Finalmente, sí lo hay pero se está retrasando por movidas con la distribuidora.

B.P: Enlazando con las primeras preguntas sobre en qué nos ha cambiado la vida. Pues ahora muchas partes del proceso para sacar tú música no dependen de ti.

K.I: Publicar en vinilo es lo que tiene.

-¿No os habéis planteado autoeditarlo o lanzar vuestro propio sello?

K.I: No porque ya tenemos suficiente con nuestra propia movida para meternos a gestionar nuestro sello. El problema de este lanzamiento en particular es que se hará en un sello nuevo y las distribuidoras piden un mínimo de releases para empezar a fabricar la primera. Y somos los primeros.

-¿Qué proyectos a medio y largo plazo hay en el horizonte? ¿Un segundo largo?

K.I: No va a ser un segundo disco. Nos vamos a meter en un estudio profesional para grabar un EP que va a sorprender mucho. Lo que hemos comentado antes del jazz iba por ahí porque será una mezcla de instrumentos con cacharraje analógico. Incorporaré mi sinte modular, que llevo más de cuatro meses de enganchada brutal con esta forma de producir.

-Cuatro meses intentando contactar con Urano con tu rack modular…

K.I: Sí, pero no como la gente ha podido ver por mis redes sociales, va a tirar por un modo más de Border Community de psicodelia setentera. Lo que pasa que filtraré más que Holden, nada de temas de 30 minutos. Tira mucho del rollo The Inheritors. Baterista incluido. Y hasta kalimbas.

B.P: Calla ya, a ver si por irte de la lengua nos vamos a pegar una hostia porque la gente va a tener unas expectativas muy grandes si dices eso.

K.I: Yo la hostia no me la pego nunca. Si no le mola a la gente pues nada, no me preocupa. No te rayes por eso que mientras que saquemos lo que sentimos y lo que nos gusta, no hay problema ninguno.

-Es cierto ¡sois muy matrimoniadas!

K.I: ¡Total! es lo que lo que te decía antes.


-El año pasado no actuasteis en Sónar pero estuvisteis bien presentes con vuestro merchandising entre varios asistentes… ¿qué hace falta para que os llamen sus directores para que toquéis de una vez allí?

B.P: Buena pregunta ¿vas poner en la entrevista lo que pienso del tema si te lo cuento?

-¡Por supuesto! ¡Para eso estamos!

B.P: Pues no te lo digo! (carcajadas)

-Yo pensaba que este año os iban a llamar, además Álvaro estuvo en la RBMA Bass Camp de 2013.

K.I: Si te soy sincero también albergaba la esperanza de que se acordaran de nosotros.

B.P: Mi opinión sincera: él, que lleva yendo 15 años a Sónar como público, tiene una querencia especial por el festival y yo la respeto mucho; a mi Sónar me impone tanto que el que no me llamen me libera un poco de la responsabilidad y de presión.

K.I: ¡Pero ahí estoy yo para subirte la moral y quitarte esa presión! Yo solo me he perdido una edición desde el 99, la de 2005 y me arrepentiré toda la vida, por lo que para mí mi mayor ilusión sería poder tocar en Sónar. No sé lo que habrá que hacer para que te llamen y ojalá lo hicieran. Por mi tocaría todos los años ahí. Lo mismo es que no tenemos el nivel para estar en el cartel según su criterio y yo jamás les cuestionaré porque son unos profesionales de la leche. De todas formas no sé que ha pasado esta edición que mucha más gente nos lo ha comentado.

B.P: A mi esas cosas no me molan nada. En Sónar habrá gente que toma decisiones y dirán quién sí y quién no. Y nosotros por ahora es no; y no pasa nada.

-Bueno pero lo de Sónar Reykjavik sí que estaría bien ¿no? Sería todo un detalle

B.P: Ves, ese sí que me molaría más (risas). Nuestro manager estuvo en conversaciones para ver si había la posibilidad de actuar en el festival Solstice.

K.I: ¡Y a mi también!

-¿Un sello por el que apuñalaríais para que os editara un disco?

¡Erased Tapes Records! (A la vez)

-Aquí no habéis tenido duda...

K.I: ¡A por ello que vamos!

-Decidme vuestra canción perfecta que os hubiera encantado componer.

K.I: ¿Puedo decir un álbum? Para mi el Intruder de Dj Shadows y el Play de Moby, aunque alguno me llame comercial.

B.P: Yo lo tengo claro y aunque suena a tópico el Untrue de Burial.

-Vale, ¿y un tema?

K.I: ¡The Sky Was Pink!

-Remix de Holden ¿no?

K.I: jajajajajaja Ahí me has dado! Me hubiera flipado haber hecho eso. Es uno de mis temas favoritos.

B.P: A mi desde pequeño, y saliendo de la electrónica, siempre me ha fascinado el 'O Fortuna' de Carl Orff. Lo escuché en el Orfeón donostiarra y se me pone la piel de gallina.

-Habladme de The Bass Valley. Sé que estáis metidos en el proyecto, al menos Álvaro como profesor.

K.I: No hay nada igual en España en cuanto a instalaciones y el rollo que se lleva. No es una escuela al uso. La relación profesor-alumno es más como un campamento. Es como una RBMA de pago. Puedes grabar, tienes asesoramiento, puedes comer, estás en la montaña. Es un sitio muy inspirador porque te da buen feeling para hacer música. El 5 de junio daré un curso llamado Cómo preparar tu directo con Ableton Live.

B.P: The Bass Valley funciona muy bien a todos los niveles. El material que tienen es individualizado, no tienes porqué compartir. Y el trato humano es acojonante.

-¿Dónde habéis colocado el Vicious Music Award que ganasteis en diciembre?

K.I: Lo tengo en la estantería de mi casa. Encima de los discos. Ahí se ha quedado.

Habrá gente que reniegue y habrá gente que pensará que es el mayor premio que existe. Yo pienso que recoger premios es bueno porque es un reconocimiento. Son necesarios y siempre gusta que valoren tu trabajo. Quien diga lo contrario sencillamente miente. Esto es como los Oscars y los Razzies. Mi madre siempre me ha dicho que hay que ser bueno hasta siendo malo. A mi no me va a cambiar la vida, ni me van a salir más bolos pero me hizo ilusión y en está vida hay que ser agradecido.

-¿Qué es lo mejor de la escena electrónica patria? ¿y lo peor?

Lo mejor es que hay una generación que a lo mejor no tiene mucho que ver entre lo que hacemos unos y otros (nosotros, BSN Posse, Lost Twin, Clip!, Skygaze etc) aunque es electrónica, y hay un buen rollo de la leche. No hay envidias porque nos la suda.

-Yo mantengo otra teoría respecto a las envidias en la escena electrónica underground: no las hay porque muy pocos pueden permitirse vivir profesionalmente de esto, por lo tanto no hay competencia atroz del quítate tú para ponerme yo.

B.P: Claro, si tu culo no depende de lo que estás haciendo se puede tomar con otra filosofía.

K.I: Bueno también hay gente que no vive de esto y también son unos envidiosos. Lo de la envidia es una cosa endémica da igual el ámbito. Pero yo particularmente no la siento con los productores de mi generación.

B.P: Es que no tengo problemas de ego para/con los demás y lo veo todo de puta madre. Yo paso un poco de esto porque para mi este mundillo es como si acabara de aterrizar.

-Venga que vamos con la última, Donosti tiene mucha tradición musical pero no tanta tradición electrónica quizá las Oreka y las Paraleloan veraniegas ¿Sois los Duncan Dhu electrónicos?

K.I: (Carcajada que alerta a los camareros del bar) ¡¡¡Qué hijoputa!!!

B.P: La oreja de Van Gogh ¡no te jode! (más risas con los ojos lacrimosos)

K.I: La Oreka de Van Gogh. Te ibamos a cantar 100 gaviotas y te vas a quedar con las ganas. (Sigue el descojone y apago la grabadora)

0 comentarios: