Translate

viernes, 24 de noviembre de 2017

Magnetic Reconection, el álbum debut de Clip

Diez cortes de techno modular que edita en Seeking The Velvet

El pasado mes de mayo salió a la luz el primer single del álbum debut de Clip. Hoy se publica este Magnetic Reconection a través de Seeking The Velvet, el sello de Cora Novoa, y nos introduce en un mundo más frío, oscuro, crudo y sobre todo modular mostrando el cambio del productor de Barcelona no solo en su proceso compositivo alejado de estructuras predeterminadas sino en cuanto a sonido. Magnetic Reconection cuenta con un total de ocho cortes en su versión física en 12" a los que hay que sumar dos producciones adicionales más si lo adquieres en formato digital. 



El álbum fue grabado en 2016 y gran parte de él tomó forma en los estudios de Red Bull Music en Berlín. Este disco podía haberse publicado mucho antes pero sin duda es ahora con el invierno acechando cuando tiene mucho más significado y es más acertado que se ponga a la venta. 

El Clip! housero (el que se escribía con exclamación) ha ido diluyéndose a lo largo de los últimos dos años. La causa principal que, reconoce el propio artista, fue por una crisis creativa que le llevó primero a dejar de producir para luego ir buscando otras formas de composición. Esa nueva mentalidad pasaba por otras herramientas y su investigación en el mundo de los sintes modulares -ya mostrados en su propio sello Abstract Places Audio- ha sido la clave para entender que aquí no vamos a encontrar calidez ni colores vivos; sino que entramos en un nuevo universo más complejo y maduro el que los sonidos analógicos, las texturas oscuras, los drones incisivos y, en definita, un techno grisáceo casi negro son canon. Una forma de producir en la que Clip y sus módulos forman una simbiosis para entregar 38 minutos de un paisaje futurista cargado de una retorcidad abstracción donde cualquier cosa puede ocurrir.

Recordamos que en Seeking The Velvet se da mucha importantcia al apartado visual y por eso el álbum cuenta con una poderosa imagen realizada por Viktor Autofocus (mitad del dúo Realmente Bravo) que entronca con todo lo anteriormente descrito. 

El disco hay que escucharlo con la mente abierta y sin prejuicios, dejándose guiar por las máquinas a través del camino que traza su autor con maestría y determinación. Los cambios nunca son fáciles pero siempre suelen ser buenos porque indican evolución.

0 comentarios: